SAÚL ORTEGA / NTRZACATECAS.COM
SAÚL ORTEGA / NTRZACATECAS.COM

Armando Ávalos Arellano, magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Zacatecas (TSJEZ), afirmó que deja un Poder Judicial fortalecido, aun cuando consideró necesario el contar con un mayor número de juzgados en la entidad.

Agregó que el tribunal de Zacatecas es reconocido a nivel nacional por la rapidez con la que resuelve y estar alejado de casos de corrupción, “con una relación de respeto hacia los otros poderes y una buena vinculación con la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE)”.

Ávalos Arellano, quien dejará el cargo el próximo 31 de enero, luego de cuatro años al frente del TSJE, mencionó que durante este periodo se logró llegar a 70 juzgados en los 18 distritos judiciales.

En entrevista con NTR Medios de Comunicación, reconoció que el mayor de los problemas ha sido la falta de presupuesto de manera recurrente, “teníamos que usar la imaginación para lograr cubrir las necesidades de los nuevos juzgados y no afectar la impartición de justicia”.

Explicó que una de las medidas tomadas fue el distribuir personal en las nuevas salas de los juzgados, sin tener la necesidad de realizar nuevas contrataciones.

Un punto fundamental para fortalecer el sistema judicial, desde el punto de vista del magistrado presidente, “fue la actualización tecnológica, la capacitación constante a los jueces y lograr que todos tangan grado de posgrado”.

A la fecha hay 30 jueces con algún doctorado y los 70 restantes tienen grados de maestría, “lo que garantiza un sistema de justicia con personal altamente capacitado”.

Ávalos Arellano aseguró que actualmente “todos los jueces en el estado cuentan con alguna especialidad”, un ejemplo son aquellos que están encargados de impartir justicia para adolescentes.

En este tema mencionó que Zacatecas es una de las pocas entidades que cuenta con un juzgado para adolescentes, “en otras partes del país no cuentan con este sistema de justicia y los jóvenes son atendidos por jueces que carecen de esta capacitación”.

Otro de los rasgos que expuso el magistrado en los cuales Zacatecas es punta de lanza, es en el tema de la impartición de derecho familiar, “abrimos tres centros de convivencia familiar: en Fresnillo, Guadalupe y Zacatecas”.

Ahora el reto es lograr llevar el sistema de la oralidad a los temas de lo familiar, “para ello es necesario una reforma constitucional, estamos a la espera que el Congreso de la Unión presente la iniciativa”.

A esto se suma también el poder llevar la justicia laboral al ámbito de la oralidad, misma que a partir de octubre próximo deberá ser atendida por el TSJE, “porque implica buscar una plática con el secretario de Finanzas [Jorge Miranda Castro] para la obtención de más recursos económicos”.

Aunado a esto, el mayor anhelo del magistrado presidente del TSJEZ es lograr un modelo de justicia que permita resolver cada uno de los casos a la brevedad posible, “la limitante que tenemos es la falta de reformas para establecer la oralidad en todos los juicios”.

Entre los pendientes que deja Ávalos Arellano es contar con mejores condiciones para prestar el servicio de impartición de justicia, “tenemos espacios rentados, incluso habilitamos salas de juicio en el estacionamiento del tribunal”.

“Se nos queda pendiente algo que considero de vital importancia, que es construir nuestro archivo judicial, que tiene más de un millón de expedientes y los tenemos en una bodega”, expuso el magistrado presidente.

Ávalos Arellano mencionó que el trabajar en el tribunal le cambió la vida, “porque toda mi experiencia profesional la he trabajado en el Poder Judicial, desde ser secretario en un juzgado, juez, magistrado y presidente”.

A unos días de su salida del poder judicial dijo que laboralmente lo que queda para él es dar clases de derecho, “me gustaría mucho ser docente de la UAZ, porque soy egresado de ahí, pero si no, buscaré en otras universidades esta posibilidad”.

Finalmente, en cuanto a la recomendación a quien pueda sucederlo en el cargo, indicó: “que siga abonando de manera importante en la preparación del personal, apostar por la capacitación y por la apertura de juzgados, porque cuando la carga de trabajo se eleva y mantiene el mismo número de juzgados, existe la dilación en la impartición de justicia”.


Los comentarios están cerrados.