SAÚL ORTEGA/NTRZACATECAS.COM
SAÚL ORTEGA/NTRZACATECAS.COM

Seis de cada 10 trabajadores en Zacatecas son informales; desde vendedores ambulantes hasta trabajadoras del hogar se incluyen en este sector, para el que es más complicado acatar el llamado a quedarse en casa, advierten organizaciones ciudadanas.

Además, de acuerdo con el reciente reporte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), los empleos formales van a la baja en la entidad.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), difundidos por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), 147 mil 275 personas, que representan 63 por ciento del total de la población económicamente activa en el estado, se desempeñan en la informalidad.

La entidad ocupa el decimoprimer lugar a nivel nacional en porcentaje, entre Campeche (62.9) y Tabasco (64.6), en empleados que carecen de prestaciones sociales básicas, o que laboran en lugares no registrados.

“Esta situación dificulta −si no es que imposibilita− el cumplimiento de la cuarentena. El confinamiento equivaldría a condenar a ese porcentaje a quedarse sin remuneración alguna”, advirtió MCCI.

“Comparada con el sector formal, la informalidad se caracteriza por la percepción de menores ingresos, una mayor inestabilidad en la disponibilidad de recursos y por una gran precariedad: no hay seguridad alguna de que las fuentes de ingreso van a seguir ahí si se deja de asistir a trabajar”, explica.

Por otra parte, Data Cívica precisó que, según el tipo de trabajo que desempeñan, las personas pueden o no acatar el quédate en casa. En Zacatecas, 65 por ciento son empleados remunerados, 20.5 autoempleados, 5.8 empleadores y 8.7 “sin pago”.

La organización destacó que el tipo de industria al que se pertenezca influye en la posibilidad de hacer teletrabajo, entre las que sobresalen los servicios educativos, profesionales, científicos y técnicos, mientras que dentro de las de menor porcentaje están los restaurantes y hoteles, agricultura, pesca, caza y construcción, con alta incidencia en el caso del estado.

Asimismo, trabajos de mejores remuneraciones se pueden hacer a distancia más fácilmente. Data Cívica explicó que una gran parte de quienes pueden acceder a esta opción son los que reciben mayores ingresos, encabezados por el sector de más de tres y hasta cinco salarios mínimos, mientras que sólo dos de cada 10 personas con sueldos menores podrían guardar la cuarentena.

Al considerar a los trabajadores de todos los rangos salariales, se estima que, en promedio, 28 por ciento de la población económicamente activa está en posibilidades de trabajar desde casa, lo que ubica a la entidad en el lugar 21, de las 32 en el país.

Se calcula que las mujeres son más favorecidas en este aspecto. Del universo de trabajadoras en el estado, 34.6 por ciento están en ésta condición; de los hombres, sólo 23.1 por ciento podrían realizar sus labores desde el hogar.

“Esto tiene que ver con que hay más empleados en industrias donde es más difícil realizar trabajo a distancia, como la construcción o la agricultura”, expuso Data Cívica.

“En México, el hambre es una amenaza igual de importante que el COVID-19, y forzar a la gente a dejar de trabajar sin ofrecer ningún tipo de apoyo financiero es, seguramente, igual de grave que obligarlos a salir en medio de la pandemia”.

Las condiciones de la emergencia sanitaria implican riesgos por dos vías para los empleados en situación precaria: la salud y economía.

A esto, agregan las organizaciones, falta incluir “las personas que por la contingencia se quedarán sin sus empleos” y que “pasarían a la informalidad como consecuencia de haber perdido su trabajo original”, por lo que insistieron en la urgencia de que los gobiernos implementen apoyos para desempleados.

Este martes, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informó que por “los efectos derivados de la emergencia sanitaria, en abril se registra una disminución mensual de 555 mil 247 puestos, equivalente a una tasa mensual de menos 2.7 por ciento”. En Zacatecas, la variación anual de empleos formales fue de menos 1.5 por ciento, en comparación con abril de 2019.

 


Los comentarios están cerrados.