ALBERTO MORONES / NTRZACATECAS.COM
ALBERTO MORONES / NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS. Hasta 10 personas pueden ser beneficiadas con la donación multiorgánica de una persona al fallecer, convirtiéndose en un “regalo de vida, después de la muerte”, expuso Fátima Gallegos Correa, directora del Centro Estatal de Trasplantes de la Secretaría de Salud en Zacatecas (SSZ).

Este martes se conmemora el día Mundial de la Donación de Órganos, Tejidos y Trasplantes para sensibilizar sobre esta acción humana que, aunque va en incremento en el estado, aún existen estigmas y, en ocasiones, desconocimiento de la voluntad del difunto.

Gallegos Correa refirió que la donación es un tema que se olvida dentro de las pláticas, sin embargo, es una decisión que se debe de canalizar a la familia, para que en el momento que una persona muere, deje su intención acerca de si desea “dar una segunda oportunidad a alguien más”.

Comentó que durante esta pandemia, cuando se tiene más tiempo en familia debido al aislamiento, es importante reflexionar sobre esta acción, para que haya certidumbre de dar un sí o no en el momento que se requiera.

“Es con sensibilidad y conciencia que se debe tratar este tema, para que la familia de una persona sepa si su decisión fue donar órganos; porque la vida no acaba con la muerte, continua una vez que se toma la decisión de ser donador”.

La directora destacó que otra de las estrategias que realizan y funcionan es la impresión de identificaciones con las que se confirma el interés por ser donador.

Se pide que la identificación se cargue en la cartera o pertenecías habituales para que cuando ocurra el deceso sea de fácil acceso para la familia. Esta se puede imprimir en la página web del Centro Nacional de Transparentes.

En el estado, la donación de órganos en la que se tiene mayor lista de espera es de riñón, con 36 pacientes; mientras que en tejido son las córneas, con 33 zacatecanos.

Gallegos Correa expuso que el tiempo de espera es variable, ya que depende del estado de salud de cada persona, sin embargo, “puede ser entre los ocho meses y un año, de acuerdo con la evolución de su padecimiento”, reiteró.

Una persona que fallece pero contaba con buenas condiciones de salud, puede ser capaz de donar sus dos riñones, dos corneas, corazón, pulmones, así como piel.


Los comentarios están cerrados.