La inconformidad de consejeros y partidos políticos frenó, por el momento, la designación de la UNAM como la institución que realizará el monitoreo de radio y televisión en este proceso electoral.

La Dirección de Partidos Políticos presentó la propuesta para que, por décimo año, la Máxima Casa de Estudios dé seguimiento a los aspirantes a diputados e institutos políticos en periodo de precampaña y campaña.

Este año se lanzó una convocatoria abierta y el organismo electoral consultó a 17 instituciones de educación superior, de las cuales cuatro presentaron propuesta.

La Universidad Iberoamericana cobrarÌa 40 millones 797 mil pesos; la UNAM, 24 millones 500 mil -cuando en el 2015 cobró 50 millones y en el 2018, 40 millones-; la Universidad de las Américas Puebla, 13 millones 592 mil, y la Universidad Autónoma de Nuevo León, 20 millones 76 mil pesos.

La Dirección evaluó las propuestas y asignó puntos, por lo que la UNAM sacó 55, contra los 36 de la Ibero y 42 de la de NL.

Se argumentó que la Máxima Casa de Estudios fue la única que presentó todos los requerimientos, mientras que las otras no entregaron plan de trabajo y de contingencia.

Los consejeros Dania Ravel, Martín Faz y Uuc-Kib Espadas, así como la mayorÌa de los representantes, coincidieron en que la calificación se hizo de forma errónea, pues en la convocatoria no están claros algunos requisitos.

Además, apuntaron, debido a que la UNAM es la única que ha participado, conoce todos los requerimientos que pide el INE.

Los representantes afirmaron que no están en contra de la UNAM, sin embargo, es momento de darle oportunidad de participar a otras instituciones de educación superior.

Al final, se acordó que pedirán a las tres universidades que entreguen sus faltantes, para evaluar nuevamente y el lunes tomar una decisión.

Érika Hernández
Agencia Reforma


Los comentarios están cerrados.