ALEJANDRO CASTAÑEDA | NTRZACATECAS.COM
ALEJANDRO CASTAÑEDA | NTRZACATECAS.COM

“La pandemia por COVID-19, la inseguridad y la violencia han pegado muy duro a los grupos indígenas que viven en Zacatecas”, aseguró Sandra Andrade Ruvalcaba, gobernadora indígena en el estado.

Declaró que han registrado la muerte de 20 indígenas de Villa de Cos, Guadalupe y Zacatecas, quienes perdieron la vida por la falta de información sobre el coronavirus y la pobreza extrema en la que vivían con sus familias.

“Lamentablemente han aumentado los casos en la sociedad en general, pero hemos estado asesorando a gente que van a atención cuando ya es muy tarde y todos los casos son muy tristes”.

Expuso que uno de las situaciones más complejas se presentó con un menor de 2 años en la comunidad Chaparrosa, en Villa de Cos, pertenecía a la etnia wixarrika y lamentablemente falleció porque su familia no tenía dinero para llevarlo a atención médica.

“Esto es muy complicado, le ha pegado más duro a los indígenas que a otros grupos sociales, porque no tienen recursos y están totalmente desprotegidos”.

Puntualizó que, al no tener para la atención médica, tampoco hay recursos para los servicios funerarios y la gubernatura indígena los apoya con la gestión para que no sean enterrados en la fosa común.

“Otra de las dificultados, pero con las personas de mayor edad, es que no tienen documentos de identidad, ni acta de nacimiento o credencial de elector, por lo que se vuelve más complejo”.

Inseguridad y violencia.

Andrade Ruvalcaba reconoció que otra de las complicaciones que tienen las familias indígenas en el estado tiene que ver con que son víctimas de delitos como el robo y la extorsión.

“Nosotros hemos ido a la Fiscalía General de Justicia del Estado de Zacatecas (FGJEZ) y la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Zacatecas (CDHEZ) para trabajar en conjunto con ellos”.

Puntualizó que las familias han blanco de robos de sus pertenencias que llevan a la mano, además de sufrir amedrentamientos para quedarse con lo poco que tienen.

Lamentó que también entre grupos indígenas se den situaciones de violencia, que han llegado a la agresión física, por conflictos por los espacios de comercio ambulante o de plazas para pedir dinero.

 


Los comentarios están cerrados.