STAFF / NTRZACATECAS.COM
STAFF / NTRZACATECAS.COM

El cadáver del empresario francés Baptiste Lormand ha aparecido esta madrugada arrojado en un camino de terracería a las afueras de Ciudad de México.

Lormand, de 45 años, después de dos días en paradero desconocido, ha sido encontrado junto a otro cuerpo, todavía sin identificar.

La Fiscalía local no ha aportado más detalles sobre lo sucedido, aunque algunas imágenes de los supuestos cuerpos abandonados en una cuneta, filtradas a los medios de sucesos locales, apuntan a los horrores mexicanos conocidos.

Lormand era dueño de algunos restaurantes en la exclusiva zona de Polanco, sede de la élite empresarial y financiera de Ciudad de México, entre ellos, Brasserie Le Bouchon, según cuentan a este diario algunos conocidos del empresario.

Fue en esta colonia donde se le vio el jueves por última vez y según la ficha de su desaparición que proporciona los detalles de sus allegados, vestía un pantalón azul marino y un suéter de lana, también azul.

Algunos amigos cercanos explican algunos detalles de las últimas horas del empresario.

El jueves Lormand tuvo una comida con unos amigos en Polanco y señalan que el otro cadáver es el de Luis Orozco, gerente de su restaurante, según lo que circula en sus grupos de amigos empresarios de la zona. La Fiscalía, sin embargo, aún no ha confirmado la identidad del segundo cuerpo.

Poco más se sabe de momento sobre lo que sucedió después de aquella comida. Al menos uno de los asistentes regresó a su casa. Y horas más tarde, conoció la desesperación de sus allegados al no dar con Lormand. La familia denunció su desaparición el viernes y las redes sociales de la comunidad francesa en México, como el Liceo Franco Mexicano, exigían desde el viernes desesperadamente una investigación rápida de las autoridades para dar con él.

La muerte de Lormand ha sacudido los círculos empresariales de la capital, asiduos a este tipo de restaurantes, donde el empresario era muy conocido. Para algunos de ellos no hay duda de que se trató de un asesinato, aunque los motivos todavía son un misterio.

FUENTE: EL PAÍS


Los comentarios están cerrados.