CLAUDIO MONTES DE OCA / NTRZACATECAS.COM
CLAUDIO MONTES DE OCA / NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS. Luego de varias reuniones entre autoridades del gobierno del estado y representantes del gremio de Eventos Sociales, se determinó que podrán regresar a laborar con el 30 por ciento de su capacidad, siempre y cuando el estado permanezca fuera del semáforo rojo en contagios por COVID-19.

Al respecto, Roberto Rosales Pintones, empresario e integrante del gremio, expuso que es un tema que ha costado su empleo a 80 por ciento de las personas que se dedican a la organización de eventos y prestación de servicios para fiestas.

Explicó que las restricciones establecen 1.75 metros por persona, lo cual es muy reducido y “no es rentable pero nos resulta una válvula de escape para todos los compromisos y contratos que traemos contraídos.»

Agregó que eso permite empezar a sacar los contratos, «pero sobre todo, que también estas personas: meseros, prestadores, banqueteros, músicos, todos, tengan una manera de seguir adelante”.

Recordó que como parte del gremio hay más de 4 mil trabajadores afiliados representados en 300 empresas de 30 ramas diferentes (meseros, músicos, arrendatarios de mobiliario, floristas, decoradores, planners, entre otros).

En el tema del equipamiento, refirió que también implica una fuerte inversión el comprar el material que se requiere para cumplir con las medidas sanitarias, como termómetros, tapete sanitizante, caretas, gel antibacterial y productos de limpieza.

Detalló que por evento implica un gasto extra de mil 200 a 2 mil pesos, adicional a que para cada evento se debe solicitar un permiso de las autoridades.

Destacó que el gremio de Eventos Sociales ha tenido que absorber estos gastos sin incrementar el costo de los servicios que presta, ello con el objetivo de tener trabajo y evitar que la gente lleve a cabo reuniones clandestinas.


Los comentarios están cerrados.