CUQUIS HERNÁNDEZ / NTRZACATECAS.COM
CUQUIS HERNÁNDEZ / NTRZACATECAS.COM

JUCHIPILA. El municipio pasa por la peor sequía registrada en años, lo que provocó que dos pozos prácticamente se secaran, y por tanto, obligó al ayuntamiento a dar abasto racionado de agua potable de un único pozo, tanto a los habitantes de la cabecera municipal como de 14 localidades.

Ante varias quejas de ciudadanos por el desabasto, el alcalde informó que el año pasado, la sequía comenzó a causar estragos a partir de mayo, pero este año la seca se adelantó casi tres meses, pues desde inicios de marzo ya no ha llovido, lo que provoca que no se nutran los mantos friáticos y la escasez de agua se refleje en prácticamente todo el municipio.

Detalló que el pozo horizontal de Galerías, ubicado a la entrada de la Unidad Deportiva, es poco profundo y recolecta agua sólo en las primeras capas de suelo, y con éste se da abasto a la cabecera; el año pasado se secó en mayo.

Este 2021 ya no tiene agua desde marzo y hubo necesidad de rebombear a 10 metros, pero al haberse secado, ya están sacando lodo, siendo que en buen temporal, el agua sale a apenas tres metros.

Toda vez que este manto se secó, echaron mano del pozo de Bonifacio Falcón, que por la sobreexplotación provocó que se dañara el ademe y la bomba, por lo que a este tiempo, uno solo abastece a todo el municipio, fenómeno “que no ocurría en años”.

En un tiempo bueno, el presidente municipal explicó que son tres pozos los que dotan a la cabecera y las 14 comunidades, y sólo Guadalajarita, Contitlán y El Remolino tienen los propios, de ahí que el resto de la demarcación, a la fecha, ya se quedó sin agua.

Con el único pozo, el Capula, de la colonia Enrique Estrada, que es el más grande y tiene agua en abundancia, se determinó, ante la falta de agua, dar abasto a la población, pero sólo reciben líquido por tandeo, y cumpliendo con el requisito que exige la Comisión Nacional del Agua (Conagua) de sacar agua hasta las 18 horas.

Ello, provocó la irritación de habitantes de varias colonias que se quedaron sin agua, ya que, además, tampoco se puede dar abasto con servicio de pipa, reconoció el alcalde y “y en mayo viene la parte más dura”.

No obstante y tras el problema suscitado con el pozo de Bonifacio Falcón, con el daño del ademe, la quema de la bomba y que, además, la sobreexplotación se aterró, ya se planea perforar un pozo nuevo, toda vez que la rehabilitación del actual resultaría más cara.

El alcalde informó que ya solicitó a un doctor en geología un estudio para verificar la factibilidad de perforar uno nuevo a un costado del existente para aprovechar la concesión y evitar la tramitología ante Conagua.

Con ello, espera que para mayo, que es cuando se dará la mayor carestía de agua, concluya la perforación del nuevo pozo y así evitar mayores problemas sociales por falta de servicio.

El munícipe afirmó que gracias a que el Sistema de Agua Potable opera en números negros, por vez primera se logró crear un fondo para contingencias, por lo que se tiene el recurso para realizar la obra y que arrancará apenas se dé el veredicto del estudio geológico.

Por lo pronto, dijo, el único pozo de abasto trabaja prácticamente todo el día hasta las 18 horas, para racionar el agua sin tener que quedarse sin ella y alternar el rebombeo hacia las comunidades y las partes más altas de la ciudad.

En tanto, para otorgar el servicio de pipa, comentó que se usa agua de un venero artesanal, aunque advirtió a la población que el servicio será escaso ante la falta de lluvias.

“Es parte de los daños que nos está causando el cambio climático”, expresó el presidente municipal, al resaltar que todo fuera como perforar más pozos: “el problema es que no tendrían agua”, por lo que invitó a los ciudadanos a ser cuidadosos con ella.


Los comentarios están cerrados.