ALEJANDRO CASTAÑEDA / NTRZACATECAS.COM
ALEJANDRO CASTAÑEDA / NTRZACATECAS.COM

El Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (SEDIF) garantiza que los menores migrantes no sean separados de sus padres, por lo que los aloja en espacios adecuados, afirmó Manuel David Pérez Navarrete, titular de la Procuraduría de Protección a Niñas, Niños, Adolescentes y Familia.

Declaró que, aunque la dependencia estatal no tiene la infraestructura necesaria para alojar familias, se apoya con la Casa del Migrante y el Refugio para Mujeres Violentadas, para que los niños tengan salvaguardado su derecho a estar con sus padres.

“Debemos priorizar la unidad familiar, detectar que las normas nacionales e internacionales se cumplan, y en caso que sea necesario, y así lo soliciten, otorgar refugio en el estado mexicano”.

Informó que en lo que va de 2021 han atendido a 77 menores migrantes no acompañados que son resguardados en la Casa Hogar para niños, niñas y adolescentes, así como 58 familias de El Salvador, Guatemala y Honduras.

“Las principales razones por las que salen de sus países es por violencia económica, social, situaciones de abandono e incluso violencia familiar”.

El funcionario puntualizó que la reforma a la Ley de Migración, que entró en vigor en enero, obliga a los sistemas estatales DIF y a las procuradurías de protección para que brinden resguardo de los menores con apego a los derechos humanos.

“En lo que va de 2021 se ha incrementado en 40 por ciento el flujo migratorio de niños, niñas y adolescentes en el estado, esto obliga al Instituto Nacional de Migración (INM) a informar de inmediato a la procuraduría de protección para realizar el cuidado temporal”.

Recordó que anteriormente remitían solamente a menores migrantes no acompañados, por lo que de 2015 a 2019 el INM canalizó a 180 mil 644 niños, niñas y adolescentes migrantes y más de 40 por ciento no iban acompañados.

Expuso que la reforma en la Ley de Migración tiene como premisa evitar que los menores sean resguardados en las estaciones migratorias, “son lugares que atentan contra la dignidad humana y no pueden estar ahí”.

“Tenemos la responsabilidad de resguardar sus derechos, por lo que no podemos atentar contra su derecho de vivir en familia y respetamos la unidad familiar”.

Pérez Navarrete afirmó que han albergado familias compuestas por mamá y papá, o uno de los dos, acompañados por menores en la Casa del Migrante y en el Refugio para Mujeres Violentadas.

“Los representantes consulares de Honduras, Guatemala y El Salvador ya han estado en las instalaciones donde tenemos a los menores acompañados y no acompañados; se les da un trato digno y se les informan sus derechos”.

Puntualizó que desde la procuraduría de protección analizan cada una de las situaciones, para que, si no es posible que regresen a su país, busquen el proceso de estancia como refugiados.


Los comentarios están cerrados.