POR LO SUYO

Un fin de semana de emociones fuertes tuvo Jorge Miranda, quien recibió al representante del PVEM, Carlos Puente. El ex dirigente nacional de los tucanes aprovechó su visita a la capital del estado para llenar de elogios al ex secretario de Finanzas, pero dicen los chismosos que en corto le subió el tono para recordarle que primero está el partido.

Cuentan las lenguas viperinas que Puente Salas, por cierto murmuran no contento con la repartidera de candidaturas, le reclamó a Miranda Castro por pasarse de bronceado, es decir, porque lo vieron más moreno que los mismísimos morenos. Como no pocas veces lo ha hecho el senador Manuel Velasco a nivel nacional, el diputado federal le recordó a su abanderado zacatecano que aliados, pero no entregados.

Y, de inmediato, reverdecieron los espectaculares. Los verdes se sintieron extrañados con quien llevaron a la candidatura y saltó la preocupación porque también deben sacar sus propios votos. Ahora la pregunta es qué hará el aspirante a alcalde con tanta camisa y chaleco guinda.

 

DE PENA

El recordatorio de Carlos Puente no fue lo único que le tocó pasar a Jorge Miranda, pues un penoso evento demostró que, sobre todo en campañas, sobran los dispuestos a sacar lo peor. En un recorrido de Miranda Castro con Xerardo Ramírez, quien busca la diputación del distrito 1, Miguel Ángel González, El Raqueta, los metió en uno de sus ya conocidos espectáculos.

En redes sociales circuló el video grabado en el Mercado de Abastos, donde el también aspirante del Partido del Pueblo (¿?) confrontó a los abanderados del Verde y el PT. Imágenes cortadas después, González Espinoza denunció a Miranda Castro por supuestas lesiones, mientras en Facebook lo acusan de malos montajes.

Ya acostumbrado a los ataques, el candidato de Juntos Haremos Historia se mantuvo en su postura de no confrontación y sí propuestas. Contra la evidente guerra sucia que ha llenado de anónimos correos de medios, el ex funcionario estatal afirmó que habrá triple trabajo. A ver si el resto también sube el nivel.

 

POBRES

Víboras fresnillenses hicieron llegar a este frasco de Veneno que allá por El Mineral hay varios inconformes en la coalición que encabeza el tricolor, pues si bien nada esperaban ni esperarán del gobierno del estado, lo que sí ya pesó fue que tampoco les llegara de la candidata a gobernadora, Claudia Anaya.

Los ponzoñosos chismean que, en su más reciente visita a Fresnillo, Anaya Mota fue recibida con un ultimátum del abanderado para la alcaldía, Javier Torres. Mientras su contrincante de Morena, Saúl Monreal, navega sin problemas por el municipio, Torres Rodríguez le batalla con su partido y advirtió a la tricolor que, si no le cumplen con la lana, él suelta la campaña. Ni un apapacho le han dado.

En su equipo reprochan que de por sí van a la batalla que muchos, muuuchos (principalmente priístas) dieron por perdida, ahora sin un peso pues ni cómo. Que no traen ni para playeras, camisas, lonas ni un chicle, comenta. Así no.

 

NO SUELTAN

Convencidos con que están solos con su alma en Pinos y con el gobernador Alejandro Tello apegadísimo como insiste al Acuerdo Nacional de la Democracia que firmó junto al presidente López Obrador, los priístas de aquellos lares se envalentonaron y afirman que, con apoyo o sin apoyo, saldrán al quite por el bastión tricolor. Por puro orgullo.

Encabezados por Omar Tellez, para la alcaldía, y Herminio Briones, ex presidente municipal que ahora ve por el distrito 15, los del Revolucionario Institucional aseguran que defenderán el municipio favorito en las giras de Andrés Manuel López Obrador en el estado. Nomás que de puras ganas, a ver si se ganan elecciones.


Los comentarios están cerrados.