Con un enfrentamiento verbal entre diputadas, por falta de quórum se detuvo la posibilidad de despenalizar el aborto en la actual legislatura.

Aunque Morena tiene mayoría, en las comisiones de Igualdad de Género y de Salud no se logró reunir el numero necesario de integrantes para discutir el dictamen que plantea excluir como causa de responsabilidad penal el realizar la interrupción del embarazo a las doce semanas de gestión del feto en desarrollo.

A la reunión no asistieron legisladores del PAN y de Encuentro Social, principalmente, pero también de Morena.

La presidenta de la Comisión de Igualdad, Wendy Briseño, recriminó que haya diputadas y diputados que no den la cara ni asumen su responsabilidad para discutir un tema importante y dejan pasar el tiempo.

«Son las mismas personas que se oponen a que haya educación sexual en el País», reclamó la legisladora de Morena.

Agregó que quieren que primero se discuta ese tema y luego lo del aborto, pero en realidad no les interesa ninguno de los dos temas.

A una semana de que concluya el periodo ordinario de sesiones, en lo que sería el último de la actual Legislatura, Briceño manifestó que el proyecto de dictamen sigue vigente y aseguró que en algún momento se va a discutir, porque es demanda de muchas mujeres mexicanas.

La presidenta de la Comisión de Salud, Miroslava Sánchez, agregó a su vez que el proyecto tendrá que ser debatido y votado.

La también diputada de Morena cerró la sesión de trabajo, luego de esperar los 30 minutos reglamentarios para hacer quórum, pero otras diputadas empezaron a hablar.

La priista Sol Merino lamentó que por cuestiones morales se evite legislar sobre aborto.

La diputada de Movimiento Ciudadano, Geraldina Herrera, respondió que no era un tema de moral, sino de respeto a la vida.

«Si queremos una sociedad de paz y sin violencia, debemos respetar a la vida en todas sus etapas», expresó la diputada a distancia.

Wendy Briseño le reviró, desde el salón de Protocolo C, que se trataba de la vida de niñas y de mujeres.

La priista Soraya Pérez abrió micrófono a distancia y advirtió que la muerte materna sigue en aumento, a pesar de que sí se permite el aborto en el país para algunos casos.

«Y no es interrupción del embarazo, es aborto», subrayó la legisladora del tricolor.

Briseño le respondió que ojalá en el sexenio del ex presidente Enrique Peña Nieto hubiera hecho lo correspondiente. «Diputada, ¡qué lamentable!», expresó.

La diputada Cynthia López Castro, quien como Soraya Pérez trabajó en el Gobierno peñista, intervino de inmediato.

«No admito que se le adjudique al presidente Peña en estos temas, porque no tiene absolutamente nada que ver», atajó.

Wendy Briseño señaló que ya había acabado la sesión de trabajo, pero que les recordaba que la situación de mortandad de las mujeres no se generó de la noche a la mañana,

«Diputada López Castro, esta es una condición que se viene arrastrando de años», manifestó.

Otras diputadas intervinieron desde la plataforma de Zoom, en defensa de mujeres y niñas desde el inicio de la vida.

«No se puede legislar en contra de la vida», soltó otra legisladora, mientras la presidenta de la Comisión de Salud daba terminada la reunión y se cerraba la transmisión en la plataforma.

Claudia Salazar
Agencia Reforma


Los comentarios están cerrados.