STAFF | NTRZACATECAS.COM
STAFF | NTRZACATECAS.COM

En tiempos de una economía congelada por los efectos de la pandemia, pensar estrategias y alternativas que puedan hacerle frente a la recesión general no solo se ha vuelto una preocupación para las grandes empresas o inversores institucionales, sino que también ha impactado en el común de la población. En medio de este panorama, una nueva estrella comenzó a brillar en el firmamento: la producción de Cannabis. ¿Qué se debe tener en cuenta a la hora de operar con este instrumento? ¿Es la opción más rentable? Todo lo que necesitas saber al respecto, en el siguiente artículo.

Foto de Washarapol D BinYo Jundang en Pexels

A medida que la pandemia de Covid-19 sigue avanzando y mutando, distintas áreas de la vida humana se vieron afectadas y debieron reinventarse. De más está decir que todos nuestros hábitos sociales fueron mutando radicalmente en el último año, pasando a digitalizar la gran mayoría de nuestros vínculos y depender aún más de la mediación de las pantallas y la conexión a internet. Otro sector que aún está intentando ponerse de pie luego del primer impacto inesperado es el de la economía.

Al hablar de la economía no solo hacemos referencia al PIB mundial o a números macroeconómicos que si bien impactan de lleno en nuestro día a día pueden quedar un poco lejanos. En realidad estamos hablando de nuestras cuentas personales y la búsqueda de recuperar algo del terreno perdido luego de un 2020 que quedará en los libros de historia como uno de los años más negros en lo que a la economía moderna se refiere. Con el 2021 desarrollándose y un panorama no del todo claro por el momento, conviene empezar a pensar en algunas alternativas de inversión personal.

Es en este punto en donde aparece una de las grandes estrellas del momento: el invertir en Cannabis. La marihuana, sin lugar a dudas, ha pasado de ser un tabú a ocupar los principales espacios en portales informativos y financieros, ya que son cada vez más las empresas y los gobiernos que apuestan por la producción de consumo medicinal de esta antigua planta. Como suele suceder en todo mercado incipiente, los ojos del mercado se depositan sobre este sector y los precios suben de manera exponencial.

Video:

Además, a este panorama hay que sumarle la mayor predisposición para invertir en línea que tienen millones de personas en todo el mundo, así como la posibilidad de realizar transacciones de manera internacional. Buscar un bróker de confianza, así como también enviar dinero a Chile, Argentina, Brasil o Estados Unidos ya no está reservado para inversores especializados ni pareciera que estamos hablando en otro idioma. De esta manera, la compra y venta de acciones de empresas que producen cannabis es una tendencia a tomar muy en serio y a continuación te comentaremos algunos detalles que debes tener en cuenta antes de comenzar a operar.

Invertir en Cannabis: ¿moda pasajera o la inversión del futuro?

A medida que los planes de vacunación contra el Coronavirus se suceden en el mundo, muchos han comenzado en diversas estrategias contra la crisis y es allí en donde este nuevo instrumento financiero está dando que hablar. Las novedades al respecto son bastante alentadoras, ya que en los últimos años ha crecido de forma exponencial la inversión de empresas privadas y también del sector público en esta industria, con la idea de poder exportar medicinas y aceites hechos en base al Cannabis. La investigación científica, por su parte, también avanza en la misma línea demostrando los efectos positivos de este vegetal.

Esta “fiebre verde”, que comenzó en 2014 cuando la primera empresa cotizó en la bolsa de Nueva York, sigue a todo ritmo y es uno de los pocos sectores que no sintió el impacto del Covid-19 en su funcionamiento y rendimiento. Incluso terminó de favorecerla y fortalecerla: luego de un 2019 en donde los rendimientos no habían sido los esperados y la desilusión flotaba sobre este sector, amenazando incluso con ser considerado una burbuja financiera, las medidas de aislamiento y freno de la economía no impactaron a la producción de Cannabis ya que fue considerada esencial, lo que devolvió la confianza y esperanza de muchos inversores físicos e institucionales.

De esta manera, al igual que sucede con las criptomonedas- otro de los grandes instrumentos financieros del presente- se ha considerado que la crisis que trajo aparejada la pandemia ha sido la gran prueba de fuego de este sector, ya que no solo demostró solidez, sino que también pudo proyectar crecimiento en un contexto en donde las mayorías de las commodities se movieron a la baja o de una forma irregular. Poder sortear la volatilidad de uno de los contextos más excepcionales de los últimos tiempos es considerado un certificado de confianza y madurez para el sector financiero.

Foto de Harrison Haines en Pexels

Otra luz esperanzadora en este terreno de inversión es que diversos países y estados, sobre todo en Estados Unidos, también han comenzado a implementar políticas de despenalización y legalización del cultivo de marihuana y/o consumo recreativo, sin necesidad de un fin medicinal. Esto por supuesto alienta aún más a la producción de Cannabis por parte del sector privado, siendo incluso considerada por los más entusiastas como la aparición del tabaco en los primeros pasos del capitalismo industrializado hace ya un par de siglos. Pensar en un consumo generalizado de esta planta ya no suena tan descabellado como hace apenas unos años.

De esta manera, el Cannabis es un sector financiero que luego de su irrupción un tanto desordenada, se ha podido establecer para generar expectativas sólidas y realistas, en donde su techo de crecimiento no parece estar cerca ni saber bien cuál puede ser. Por supuesto, tiene en su contra las políticas conservadoras o atadas a componentes religiosos que pueden tener muchos países, estados o bloques regionales, lo cual amplía el debate a un sector moral y político que excede a las reglas propias de la economía y las finanzas.

Ahora bien, más allá de eso, pensar en el cruce de la industria del Cannabis con las Fintech es pensar en la inversión del presente: con la constante creación de herramientas tecnológicas que facilitan el acceso a la inversión y operación de inversores medianos y pequeños, el dinamismo del mercado va en constante aumento. Eso se puede comprobar con dos elementos a tener en cuenta: el primero es el mayor tiempo libre, o al menos en el hogar, que muchos trabajadores han tenido en este último año. Eso llevó a que muchos tomaran las riendas de su propia educación financiera y comenzaran a interiorizarse en el funcionamiento del mercado.

En segundo término, al constatar la edad de los inversores, encontraremos un gran caudal de personas jóvenes, algo que es una novedad del siglo XXI: las nuevas tecnologías favorecen la educación financiera y el impulso de este sector de la población que creció de la mano de los desarrollos técnicos. Así entonces, la industria del Cannabis vive un momento de fortalecimiento acompañado por el contexto: las Fintech por un lado y, paradójicamente, la crisis del Covid-19, han terminado de posicionarla como la inversión del futuro, pero hoy. Los próximos meses del año, sin dudas, prometen más novedades al respecto.


Deja un comentario