REFORMA
REFORMA

Escenario de todo tipo de shows, la conferencia mañanera en Palacio Nacional se convirtió hoy en set de televisión para transmitir un recital con motivo del Día de las Madres.

La artista fue Eugenia León; las invitadas, ninguna; el público fue un puñado de reporteros que iban a preguntar y se encontraron con un escenario con luces y bocinas y músicos.

El «festival», como le llamó el Presidente Andrés Manuel López Obrador, fue hecho después de un fin de semana de críticas por su ausencia en la zona de la tragedia en Tláhuac.

«Esta conferencia, esta mañanera, va a ser especial, no vamos a informar nada, no vamos a contestar preguntas de ustedes porque las mamás son primero», expresó López Obrador.

«Entonces, es un día muy especial y queremos ofrecer a todas las mamás un festival, hoy Día de las Madres la mañanera va a ser un festival para las mamás».

Al presentar el concierto, incluso dijo que estaba hablando más despacio que de costumbre para que las mamás se acomodaran para disfrutar de la presentación a través de la televisión, radio o internet.

«Por el medio que sea, porque va a ser un festival inolvidable con Eugenia León. Una mujer, una cantante de excepcional, llena de arte y de sentimientos, Eugenia León con nosotros y todo todo, todo, dedicado a las madres, felicidades».

«Y le dejamos el escenario a Eugenia León», remató antes de caminar a un lado del escenario y observar de pie, sin ninguna persona al lado de él, las primeras canciones de la intérprete.
El show
A pocas semanas de que criticara los «montajes televisivos», e incluso exhibiera uno de la época del foxismo, el Presidente armó su propio espectáculo en la mañanera.

La Presidencia convirtió el templete de las conferencias diarias en escenario de concierto, con todo y telón, donde actuaron León, nueve músicos y una corista.

Minutos después de las 7:00 horas, como una especie de maestro de ceremonias, López Obrador anunció el concierto y caminó a un costado del templete.

El «telón», que en realidad en realidad era una gran manta blanca, cayó, sonaron los primeros acordes y miembros del Staff se apresuraron a quitar la lona, la bandera y el atril presidencial.

López Obrador se puso de pie a un metro del escenario, puso su mano izquierda en el bolsillo y, sin ninguna compañía a los lados, se quedó para las dos primeras canciones interpretadas por León.

Escuchó «Ánimas que no amanezca» y «Traigo un amor». Después aplaudió fuerte, sonrió y se fue atrás del escenario y ya no regresó.

Entre pocos aplausos, León interpretó 12 canciones en total, una de ellas «Mi funeral» y la tradicional «Amor Eterno», de Juan Gabriel.

«Agradezco que nos hayan abierto las puertas de este lugar tan significativo para todos los mexicanos y haberle cantado a las madres de México», dijo León antes de la última canción.

«Muchas gracias, que pasen un lindo día», cerró la cantante antes de bajar del escenario e ir a la parte de atrás del mismo.

Entre la incertidumbre de si el Presidente regresaría, un funcionario de la Vocería de la Presidencia soltó un «gracias», e hizo un ademán para dar a entender que el show había terminado.

En 2019, López Obrador celebró a las mamás con mariachis en la mañanera, pero ese día sí hubo conferencia y tuvo como invitadas a su esposa y a la escritora Elena Poniatowska.

El año pasado, en los inicios de la pandemia de Covid-19, el Presidente sólo subió un video a redes sociales junto con su esposa, porque cayó en domingo y, como «regalo», anexó al mismo un video de Juan Gabriel en Bellas Artes que tuvo que ser bajado 24 horas después.

Antonio Baranda
Agencia Reforma


Nuestros lectores comentan