OTRO PESCADO

Apenas devuelto, el senador José Narro recibió otra revelación divina parecida a la que lo acercó al PRI. Pero, esta vez, el espíritu del oportunismo le anunció que nuevos caminos le esperaban ¡en el PES! Al estilo del ex alcalde capitalino Ulises Mejía y por enésima ocasión pateado de Morena, Narro Céspedes ahora se vistió de morado y confirmó su apoyo a Lupita Medina, encomendada a candidata a gobernadora (dijo ella). Que los perdone el señor… el de la Cuarta Transformación.

De entre las serpientes guindas, el diputado local Omar Carrera se alzó contra los “iluminados” y aclaró que José Narro quedó a deber. Nada más fueron arriba de 200 candidaturas en Jalisco las que se le cayeron al que el título de delegado de Morena le duró casi tan poco como el de aspirante a gobernador. Le quedó grande el caballo. Mientras, otros tantos opinaron que para qué reclamar y que quien guste ¡que se lo lleve!

 

AGARRA VUELO

Los candidatos para quedarse con la Joya de la Corona, caída en desgracia, se preparan para el agarrón que viene en el debate de este viernes. El primero en asestar golpe fue el doctor Heladio Verver y Vargas, quien puso el dedo en la llaga después de la turbulenta experiencia de la primera administración de Morena en la capital: con Va por Zacatecas, dijo, “sí van a saber quién va a gobernar”. Al punto.

El de la coalición PRI-PAN-PRD agarró a pedradas contra los morenos: “no andamos como perritos sin dueño”, “no nos hemos dedicado a vivir del gobierno”, “no tenemos mecenas”. Que ya les cacharon las despensas caducas, de ésas de frijol con gorgojo, y hasta “faltos de felicidad” (o sea: infelices) les dijo. ¡Qué fuerte! A puras discordias, precisó Verver y Vargas, hundieron el Ayuntamiento de Zacatecas. Y cómo decir que no.

 

CADA QUIEN

En el otro bando, cuentan los ponzoñosos que afuera de la casa de campaña colgaron ya un letrero de “se solicita guionista”. Resulta que, en la conferencia que sorpresivamente dieron juntos Jorge Miranda, Alfredo Femat, Xerardo Ramírez y Gabriela Pinedo, hubo quienes escupieron pa’arriba, aunque lloviera a los lados.

Entre queja y queja, Ramírez Muñoz tiró parejo: contra el Municipio (donde Morena, se supone, ya administra), al estatal (en el que trabajó) y el federal (al que se quiere acoplar). Pinedo Morales remató con que el abandono del estado tiene nomás ¡11 años! incluidos, entendemos, los de la administración en la que estuvo el ex secretario de Finanzas. ¡Ups!

Y todo aquel show con Miranda Castro en medio, al que no quedó más cerrar con lo suyo, mientras Femat Bañuelos se quedó en su esquina con discurso cuatroté. Por cierto, fueron los únicos que dieron palmas a David Monreal. Conclusión: que todos son un mismo equipo, juran, por si las dudas.


Los comentarios están cerrados.