STAFF / NTRZACATECAS.COM
STAFF / NTRZACATECAS.COM

Este viernes, en adelanto a la celebración dedicada a los maestros y las maestras de  Zacatecas, el candidato Flavio Campos a la gubernatura del Estado por el partido de la PAZ sostuvo una reunión foro para discutir la propuesta educativa de los candidatos de este partido.

En su intervención, el postulado al gobierno estatal señaló el reconocimiento que en lo personal le guarda al magisterio de todos los niveles educativos, por el papel insustituible que jugaron en su formación, pero luego por haber ejercido él mismo la docencia y aprender de sus colegas, más aún mi contacto con el magisterio se hizo magnánimo cuando ejercí como funcionario de la educación.

Todo lo anterior, comentó el candidato: “Me hizo introspectar mi valoración sobre  lo importante que es el papel del maestro, profesor o docente, en el sistema de educación. Al cerrar las escuelas motivados por la pandemia en curso, sabemos que la ausencia del profesor en comunicación y convivencia sistemática con sus alumnos es la gran ausencia que se ha perdido”.

Los niños están adquiriendo conocimientos en las nuevas circunstancias, no se duda de ello, pero lo que sí se perdió es la educación de las emociones que lleva consigo el niño, el adolescente y hasta el joven y en ello el conductor seguirá siendo el profesor, así avance muchas veces más la tecnología. En el futuro tendremos un entorno tecnológico super mejorado para aprender y para enseñar, pero lo que son las emociones junto a la socialización como un factor de maduración de las niñas y los niños, no encontraremos otro medio que la escolarización y su profesor.

Por eso, argumentó Campos Miramontes, el futuro de la educación es inimaginable sin escuela y su actor central, el maestro. Sin ánimo electoral, les aseguró su respeto a los maestros y su compromiso para dignificar y darle un reconocimiento que en las últimas décadas ha perdido esta noble profesión.

Para finalizar, el candidato a la Gubernatura les reiteró que : “ En México y en Zacatecas no debe ser la excepción, debe emprender una política pública clara para que la sociedad entera le otorgue un reconocimiento como si fuera la mejor profesión que tenemos, que incrementemos el prestigio magisterial y que le retribuyamos el justo reconocimiento  social y económico que merece”.


Los comentarios están cerrados.