EL FINANCIERO / NTRZACATECAS.COM
EL FINANCIERO / NTRZACATECAS.COM

El alza en el energético compensó la fragilidad de la recaudación y salvó los ingresos presupuestarios del sector público en el primer cuatrimestre de este año.

El petróleo y su precio al alza compensó la fragilidad de la recaudación y salvó los ingresos presupuestarios del sector público en el primer cuatrimestre del 2021.

En su Informe de Finanzas Públicas y Deuda Pública al mes de abril, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) presumió que entre enero y abril de este año los ingresos presupuestarios alcanzaron la suma de 2 billones de pesos, lo que representó una cifra ‘récord’ que se logró aun sin recursos del Remanente de Operación del Banco de México (ROBM).

Entre enero y abril de 2021 los ingresos presupuestarios ascendieron a 2 billones de pesos, lo que representó 55 mil 631 millones de pesos más respecto de lo programado en la Ley de Ingresos de la Federación (LIF).

De tal forma que en el primer cuatrimestre del año los ingresos presupuestarios incrementaron 2.4 por ciento real anual comparado con igual periodo del 2020.

La dependencia atribuyó los ‘números negros’ en los ingresos presupuestarios a que las variables económicas “han mejorado sustancialmente” debido a la reapertura económica y a la implementación del Programa Nacional de Vacunación, así como a la evolución positiva de los ingresos petroleros y al combate a la evasión y defraudación fiscal.

Sin embargo, el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) apuntó que los ingresos presupuestarios fueron 2.4 por ciento mayores en términos reales, “los cuales fueron empujados por los ingresos petroleros que subieron 64.8 por ciento anual real” en el periodo de referencia.

Los ingresos petroleros sumaron 271 mil 602 millones de pesos en el primer cuatrimestre del 2021, lo que implicó un alza de 64.8 por ciento en términos reales respecto de igual lapso del año pasado.

Esto se explica porque el precio de la mezcla de petróleo cerró en abril en 53.6 dólares por barril, lo que resultó 27.8 por ciento más que el precio previsto en el Paquete Económico 2021, que fue de 41.9 dólares por barril.

Además, Hacienda destacó que derivado de un mayor precio del petróleo, los ingresos petroleros del Gobierno Federal fueron mayores al monto programado en 6.5 mil millones de pesos, aun incluyendo la reducción en la carga fiscal de Pemex para fortalecer la inversión.

Pagan menos de impuestos

Por su parte, los ingresos tributarios sumaron un billón 297 mil 633 millones de pesos en el primer cuatrimestre del año, lo que representó una caída de 2.8 por ciento real anual comparado con igual periodo del año pasado.

Al interior, los datos muestran que la recuperación en la recaudación de impuestos ha sido desigual, ya que el ISR que se relaciona con el empleo formal, se quedó casi 33 mil millones de pesos por debajo de lo programado y resultó 1.8 por ciento menor respecto del primer cuatrimestre del 2020.

Mientras que el Impuesto al Valor Agregado (IVA), que es el gravamen vinculado al consumo, fue mayor a lo programado para el periodo por 47 mil millones de pesos, aunque registró una leve caída de 0.2 por ciento real anual.

En el reporte presentado el viernes pasado, la Secretaría de Hacienda destacó que los ingresos tributarios reflejan una mejoría “sostenida” en la actividad económica y el combate “frontal” a la evasión y la defraudación fiscal, ya que eso se reflejó de manera particular en la recaudación de IVA, que superó lo programado en 47.4 mil millones de pesos.

Recuperación no llega al fisco

Al respecto, Carlos Ramírez, consultor en Integralia, señaló que a pesar de que la economía mexicana registró en el primer trimestre de 2021 un mejor desempeño al que había reportado el INEGI, pues mostró un crecimiento trimestral de 0.8 por ciento desde uno de 0.4 por ciento, ese resultado previsto no se ha reflejado del todo en las cuentas fiscales.

“Queda la duda de si vamos a volver a ver un escenario de una recaudación de crecimiento de 5 o 6 por ciento, todavía veo debilidad y tengo la impresión de que las finanzas públicas si bien van mejor de lo que uno pudo prever el año pasado, siguen frágiles, no hay evidencia clara y palpable de que los tributarios vayan a subir.

“El gasto crece rápidamente y entonces se tienen ingresos que crecen relativamente lento y empujados principalmente por un componente muy volátil que es el petróleo. Veo fragilidad todavía y el balance general es neutral”, sostuvo el especialista.

Entre enero y abril de este año los ingresos presupuestarios alcanzaron la suma de 2 billones de pesos. (Shutterstock)


Deja un comentario