EL FINANCIERO/NTRZACATECAS.COM
EL FINANCIERO/NTRZACATECAS.COM

BBVA México revisó al alza sus pronósticos de crecimiento para el país en 2021 y 2022, pero acota que ni con las nuevas previsiones se recuperarán los niveles que se tenían previos a la epidemia.

El estimado de expansión de la economía para este año pasó de 4.7 por ciento a 6.3 por ciento, mientras que para 2022 la previsión subió a 3 por ciento, desde el 2.8 por ciento previo.

Los nuevos pronósticos se deben a la mejor perspectiva para la inversión y el mayor dinamismo del consumo, aunque “ni aún con un crecimiento de 7 por ciento vamos a recuperar los niveles de crecimiento previos a la pandemia”, reconoció el economista en jefe del grupo financiero, Carlos Serrano.

Sin embargo, la recuperación esperada estará en riesgo si se desacelera el ritmo de vacunación y no se resuelven los problemas en las cadenas de suministros para la producción manufacturera, dijo en videoconferencia.

“Pese a que la economía se recupera a un ritmo mayor al anticipado por nosotros y por el mercado, pero todavía hablamos de una recuperación incompleta”, manifestó.

Declaró que hay factores que incluso podrían mejorar los pronósticos, como el hecho de que se acelere la vacunación y con ello la tercera ola ceda rápidamente.

El país podría crecer más del 6.3 por ciento previsto, pues “la mejor política económica, es tener la mejor política sanitaria posible”, agregó.

Otro factor que podría ser positivo para la economía mexicana es que Estados Unidos crezca más de lo previsto, y que logre además un programa de infraestructura mayor de lo que se ha dado a conocer.

“Eso aumentaría la expectativa y confianza de empresas y consumidores y se incrementaría la expectativa de crecimiento en Estados Unidos, lo que beneficiaría a México”, apuntó en una reunión virtual con medios para presentar el informe “Situación México”.

Se requiere incertidumbre para la inversión

Para Carlos Serrano, si bien la inversión es un componente rezagado, ya muestra niveles importantes de recuperación.

Recordó que en México el indicador ya caía antes de la pandemia y que tuvo una caída continua en 2019.

Afirmó que la recuperación seguirá, pues el indicador muestra que la expansión será significativa, aunque aún es incompleta.

“Si comparamos los datos de abril, la inversión está 7 por ciento por debajo del nivel previo a la pandemia, pero 15 por ciento por debajo del nivel de enero de 2019 y la contracción obedece a las señales de incertidumbre que generaron ciertas políticas públicas de la nueva administración”, manifestó.

“Hacia adelante se ve una buena recuperación, pero sería importante mandar señales de mayor certidumbre a la inversión para que se dé una recuperación total, no solamente con los niveles previos a la pandemia, sino con los niveles que se tenían en 2018”, indicó.

Consideró que se deben tomar medidas que fomenten la inversión para alcanzar los niveles del PIB que se tenían.

“El país está en una coyuntura muy positiva para poder atraer inversión, porque estamos en una situación donde mucha inversión en el este de Asia, China, Taiwan y Vietnam se está reduciendo”, señaló.

Atribuyó lo anterior a que muchas empresas que atienden a Estados Unidos prefieren tener más cerca la cadena de suministros de insumos para reducir riesgos de disrupciones, como lo que se observa con la navegación.

Indicó que México debe capturar en buena medida ese cambio estructural en las inversiones que saltará de Asia al continente americano.

Para ello se requiere dar mayor certidumbre a los inversionistas sobre el respeto a contratos y a las reglas.

“También debería de haber un cambio en la política energética que reconozca que hoy en día los inversionistas en el mundo están dando un mayor peso a factores ambientales”, agregó.

Aseveró que a los países que no cumplan con metas ambientales les costará más trabajo atraer inversión.

“Hoy buena parte de los fondos de inversionistas más grandes en el mundo siguen factores de sustentabilidad para realizar inversiones, no solo energético, una planta automotriz también. Las energías más limpias no solo son más baratas y sostenibles, también dan mayor inversión”, aseguró.

Foto Cortesía El Financiero


Deja un comentario