STAFF / NTRZACATECAS.COM
STAFF / NTRZACATECAS.COM

MADRID. El futbol español dijo adiós al argentino Lionel Messi, fichado por el París Saint-Germain, sufrió la frustración del Real Madrid que no pudo traer al francés Kylian Mbappé (PSG) y vivió a última hora la bomba del retorno del galo Antoine Griezmann (Barcelona) al Atlético de Madrid, cuya cesión se confirmó tras la salida a préstamo de Saúl Ñíguez al Chelsea inglés.

El mercado de Messi y Mbappé se convirtió en la última jornada en el de Griezmann. El galo vuelve, dos años después, al Atlético de Madrid en calidad de cedido. Antes, el Atlético cedió a Saúl Ñíguez al Chelsea inglés hasta final de temporada. Y con la salida de Griezmann, el Barcelona activó la llegada del neerlandés Luuk de Jong, a préstamo desde el Sevilla.

Una operación concatenada que comenzó a sonar por la tarde, por la noche pareció prácticamente cerrada, pero a la hora del cierre del mercado, las 23.59 del martes 31 de agosto, no aparecía en la web oficial de La Liga. Se dio todo por zanjado, hasta que a la media hora la patronal confirmó que las operaciones habían llegado a tiempo y el retraso se debía a la revisión de documentación. La última bomba de un mercado catatónico.

 

DOLOROSA DESPEDIDA

La salida de Messi es, sin duda, el gran movimiento de este mercado de fichajes. El delantero argentino, quizás el mejor jugador que se enfundó la camiseta azulgrana en los 121 años de historia del Barcelona, tuvo que salir de un club que no podía retenerle por problemas «económicos y estructurales» que hacían inviable pagar su salario aún bajando sus emolumentos a la mitad, según reconocieron Joan Laporta y el propio Messi.

Dos días después aterrizó en París para firmar un contrato con el PSG, y el domingo 29 debutó ante el Reims, sustituyendo a su amigo Neymar Junior en el minuto 66.

En la pugna de los grandes del futbol español con el PSG, el Real Madrid persiguió la llegada de Kylian Mbappé. Según el diario francés L’Equipe, el conjunto blanco llegó a ofrecer 200 millones de euros por él, pero los propietarios cataríes del equipo parisino no dieron su brazo a torcer.

El vigente campeón de La Liga, el Atlético de Madrid, protagonizó el bombazo del final de mercado: el retorno de Griezmann y la salida de Saúl al Chelsea, ambas por la vía de la cesión. Una operación era necesaria para que la otra fuera realidad. Pese al suspenso, se dieron las dos.

Foto Cortesía


Los comentarios están cerrados.