CUQUIS HERNÁNDEZ/NTRZACATECAS.COM
CUQUIS HERNÁNDEZ/NTRZACATECAS.COM

SOMBRERETE. Debido al aumento “preocupante” de secuestros virtuales y extorsiones, de los que resalta un caso reciente en el que fueron encontradas ocho personas que fueron llevadas con engaños a varios hoteles y moteles, y un último caso por el que exigían el depósito de 50 mil pesos, el presidente municipal Alan Murillo Murillo alertó a la población para que evite caer en estos delitos.

Aseguró que estos casos de inseguridad aumentaron en el municipio los últimos días, incluso, dos policías cayeron en el juego de los delincuentes, mientras que los nuevos delegados ya recibieron llamadas intimidatorias, al igual que amenazas en contra de empresarios.

“Los delincuentes han buscado cualquier pretexto para recurrir a las amenazas”; últimamente ha sido con el cambio de gobierno; a los delegados municipales y empresarios les han dicho que por haber llegado nuevas autoridades, también llegaron nuevos cárteles y por ello les piden cooperar con ellos”.

Murillo dijo que este tipo de delito es una constante en todo el estado, por lo que pidió colgar las llamadas y sobre todo no acceder a depositar ninguna cantidad de dinero.

Al resaltar los casos más sonados, informó que el último delito ocurrido la semana pasada fue en contra de una persona que fue secuestrada y por la que pedían como rescate 50 mil pesos; gracias a que los familiares pidieron ayuda a la administración, se localizó a tiempo y no se hizo el pago.

Otra situación la petición de apoyo de una familia para buscar a un familiar secuestrado; en coordinación, la autoridad municipal se dio a la tarea de recorrer todos los hoteles y moteles de la ciudad y se encontraron con que ocho personas fueron privadas de su libertad; esto ocurrió en un solo día.

Mencionó que esto fue gracias a que una persona reportó la desaparición de su pareja.

Los extorsionadores están pidiendo desde los 3 mil hasta los 50 mil pesos, por lo que insistió en el llamado para que no caigan en las amenazas y mejor cuelguen el teléfono y denuncien.

Sobre el caso de los policías, reconoció que fueron dos lo que cayeron en la trampa, luego de recibir una llamada en la que les advertían que los tenían bien vigilados, lo que les infundió miedo e hicieron los depósitos.


Los comentarios están cerrados.