REFORMA
REFORMA

MONTERREY. Los precios de los materiales para la construcción se dispararon en diciembre hasta en un 49 por ciento para el caso de estructuras metálicas.

Castillos armados aumentaron 43 por ciento; alambre y alambrón, 35, y varilla, un 31 por ciento, revelan cifras del Inegi.

Se trata del repunte más alto de los último 14 años, y es atribuido al aumento en los precios internacionales del acero, aluminio, cobre, plásticos, maderas.

«Le va a pegar al precio de las casas nuevas y va hacer que rindan menos los presupuestos para obra pública y privada», advirtió Francisco Solares Alemán, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

En promedio, los materiales para construcción, a nivel productor, registraron en diciembre un alza anual promedio de 17.4 por ciento.

Fueron los derivados de acero fueron los que más incidieron en el encarecimiento de toda la canasta de materiales al presentar los mayores aumentos, en el caso de las láminas el aumento fue de hasta 58 por ciento.

Los aumentos derivaron principalmente del alza en los precios internacionales de las materias primas industriales a causa del encarecimiento de los energéticos y la escasez de insumos por los problemas en las cadenas globales de suministro, explicaron analistas.

En línea con las alzas de doble dígito también estuvieron el triplay, con 36 por ciento; la madera para estructuras, con 31; los tubos de plástico, con 34; el cable eléctrico, con 30; las pinturas, con 20; los vidrios, con 17, y el cemento, con 7 por ciento.

El presidente de la CMIC reveló que ya en 2022, desde la semana pasada, las cementeras en el País empezaron a subir los precios entre 15 y 20 por ciento.

«La inflación que estamos padeciendo en el sector de la construcción está 10 puntos por arriba de la inflación general en México».

«Las expectativas no son buenas, las cementeras están anunciando para ya ahorita un aumento en el cemento de entre el 15 y 20 por ciento y nos dicen que es porque los energéticos se les incrementaron 50 por ciento y el encarecimiento de otros costos.

«En el acero, según lo que hemos analizado, es que en el mundo habrá una escasez al menos en el primer trimestre y eso va hacer que vuelva a repuntar el precio de este material. Toda esta carestía que traemos le va a pegar al precio de las casas nuevas y va hacer que rindan menos los presupuestos para obra pública y privada», previó.

Analistas coincidieron en que durante el primer trimestre del 2022 los precios de los materiales seguirán al alza, aunque no en la misma proporción que en 2021.

Moisés Ramírez
Agencia Reforma


Los comentarios están cerrados.