AGENCIA REFORMA/NTRZACATECAS.COM
AGENCIA REFORMA/NTRZACATECAS.COM

Las vacaciones en México de Jacob Josué Cortés, ciudadano estadounidense, y de su esposa colombiana duraron tan sólo 12 horas, tiempo que pasaron en el centro de retención del Instituto Nacional de Migración (INM) en el Aeropuerto capitalino.

Su matrimonio binacional llamó la atención de los agentes y decidieron no admitir su ingreso al País.

Como ellos, 72 mil 441 viajeros de 153 países que pretendían ingresar vía aérea a territorio nacional fueron rechazados en 2021 apenas pisaron territorio nacional, en lo que constituye una cifra récord en la última década.

El rechazo de Cortés y su esposa ocurrió en enero de ese año, poco antes de que la Cancillería de Colombia pidiera al Gobierno mexicano un mejor trato hacia sus connacionales, debido a que se habían incrementado las quejas por la negativa a que ingresaran al País.

De acuerdo con cifras del Centro de Estudios Migratorios de la Secretaría de Gobernación, de los viajeros rechazados el año pasado, 78.5 por ciento llegaron procedentes de países latinoamericanos.

Ecuador sumó la mayor cantidad de no admitidos, con 15 mil 582; seguido por Venezuela, con 14 mil 432; Colombia, con 11 mil 125; Brasil, con 11 mil 51, y Perú, con 2 mil 420.

Pero, no sólo latinoamericanos fueron rechazados, como lo constató el periodista británico Steven Sweeney, quien el 5 de noviembre llegó a la Ciudad de México para hacer escala con destino a Nicaragua.

Fue retenido durante dos días y devuelto a su país porque, según reportó el INM, no cumplía con los requisitos de internación establecidos en la Ley de Migración y su Reglamento.

De otros continentes, los países con mayor cantidad de ciudadanos rechazados fueron Rumania, con 2 mil 109; Turquía, con mil 756, y Rusia, con mil 477.

El aumento en el número y la proporción de extranjeros rechazados coincide con el endurecimiento de la política migratoria mexicana para evitar el uso del país como trampolín para llegar a Estados Unidos.

También se ha incrementado el nivel de discrecionalidad de los agentes migratorios, pues mientras que en el sexenio pasado la principal causa de rechazo era la falta de algún documento, durante la actual Administración es la falta de consistencia en el relato sobre el motivo de la visita.

De acuerdo con el INM, entre las causas por las que un extranjero puede ser rechazado están: poseer un documento de identidad vencido, no contar con documento de identidad, tener una alerta migratoria, y presentar un documento irregular.

Además de registrar inconsistencias en la entrevista del filtro; no poseer documento de internación, o tener visa electrónica inconsistente.


Los comentarios están cerrados.