CUQUIS HERNÁNDEZ / NTRZACATECAS.COM
CUQUIS HERNÁNDEZ / NTRZACATECAS.COM

TABASCO. Una obra de reconstrucción de drenaje que se solicitó por más de 30 años, para una calle del pleno centro de la ciudad, quedó concluida y entregada a las 20 familias que vivieron afectadas debido a que sus múltiples solicitudes no eran atendidas.

Se trata de un drenaje muy añejo que se construyó hace más de 50 años en la calle Arroyo del Laurel, que con el paso del tiempo se colapsó por las viejas tuberías, lo que implicaba un riesgo de salud para los habitantes, sobre todo porque durante varias administraciones se solicitaba atender y no se les hacía caso.

El presidente municipal, Gilberto Martínez, resaltó que esta obra es tan solo una parte de las que es urgente atender, ya que enlista varias del mismo tipo y afectan a pobladores del centro de la ciudad, en materia de agua potable y también alumbrado público.

Por lo pronto, informó que este drenaje de la calle Arroyo del Laurel, que está a por lo menos un kilómetro de distancia de la presidencia municipal, se integró a las obras relevantes de los primeros 100 días de gobierno, quedando concluida hace días con la integración a la red principal de alcantarillado.

“Quedó resuelto el problema, lo tenían totalmente destruido, era un drenaje muy viejo; ésta es una de las calles más antiguas del pueblo y sí era un riesgo sanitario porque la línea destruida llevaba décadas”, expresó el alcalde.

Destacó que otra obra que los vecinos del centro están reclamando y ya se trabaja en ella, es la de la calle Prolongación Víctor Rosales, que da salida a Zacatecas, donde los vecinos llevan 20 años solicitando conectarse a la red de agua potable “y no se les ha dado la atención”.

“Tenemos muchos drenajes destruidos, calles sin líneas de agua potable, muchas calles sin pavimentar; durante muchos años se abandonó este tema; tenemos un grave problema con el alumbrado público”, reconoció Martínez.

Respecto de las urgencias en los servicios básicos, detalló que 90 por ciento de la población, tanto de la cabecera como de las comunidades, padece por la falta de alumbrado público; en seguida están el agua potable y el drenaje, que no llega a 20 por ciento de los ciudadanos.

Otro tema que, aceptó, se debe resolver este mismo año es el de la recolección de basura, que se ha visto un poco complicado atender por el crecimiento poblacional en los últimos años; “son los temas a los que le vamos a apostar este año”, afirmó y enfatizó la vocación turística, con la proyección del Cristo de la Paz.


Los comentarios están cerrados.