KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM
KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM

El obispo de la Diócesis de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló, durante el mensaje del Día de las Madres, reconoció el amor y trabajo que realizan todas, así como la importancia del amor materno en la trasmisión de la fe.

Destacó el dolor de las que viven diversas situaciones complejas como las madres de personas desparecidas, quienes jamás olvidan a sus hijos, luchan y buscan, “donde lo único cierto es que no está en casa”.

“Mamá de hijos desaparecidos que buscan, luchan, imposible que el hijo escape de su memoria del corazón, el amor tiene una memoria grande”.

Madres junto con sus familias sufren las ausencias, la cuales en estas fechas se notan más; “pienso en sus luchas, en sus dificultades, incomprensiones, pero no entendemos ese enorme dolor que produce el vacío de que falta un hijo y sabemos dónde está”.

En este sentido, pidió a la comunidad católica orar por las madres en cualquier situación que se encuentren.

Afirmó que “al hijo se lleva no solo en los brazos, sino en todo el cuerpo y toda la persona, nunca dejaremos de ser hijos, aunque seamos obispos, como ellos nunca dejarán de ser nuestros padres”.

Durante su mensaje del Día de las Madres, el obispo les agradeció “por trasmitir la fe, gracias por trasmitir el sentido de pueblo, allí crecimos y allí volvemos día a día”.

 


Los comentarios están cerrados.