AGENCIA REFORMA/NTRZACATECAS.COM
AGENCIA REFORMA/NTRZACATECAS.COM

La ratificación del Convenio 190 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) obliga a las empresas a adoptar protocolos de atención para que sepan cómo proceder en caso de que surjan situaciones de violencia y discriminación contra las mujeres, aseguró Luisa Alcalde, Secretaria del Trabajo (STPS).

Al participar en el evento de ratificación del Convenio 190 de la OIT, la funcionaria comentó que la Secretaría a su cargo elaboró un modelo de protocolo para que las empresas, incluso las más pequeñas, puedan adoptarlo.

«Al día de hoy todos los centros de trabajo de nuestro País están obligados a contar con un protocolo de atención con el fin de saber cómo proceder en caso de que surjan situaciones de violencia y discriminación contra las mujeres.

«Para facilitar su adopción, junto con el Inmujeres, desarrollamos un protocolo modelo que puede ser replicado y adaptado en todos los centros de trabajo, desde los más pequeñitos, unidades económicas hasta las empresas más grandes, independientemente de su actividad productiva», comentó Alcalde.

Con ello, se busca garantizar un ambiente laboral seguro y saludable para todos, pero principalmente para las mujeres quienes a nivel nacional padecen en mayor proporción la violencia y el acoso en la esfera laboral.

La Secretaria del Trabajo citó datos reportados en la encuesta nacional sobre la dinámica de las relaciones en los hogares, que fue realizada en 2016 pero que sigue vigente, donde se revela que el 27 por ciento de las mujeres que alguna vez ha trabajado declaró haber sido víctima de violencia en sus espacios laborales.

Adelantó que próximamente el Gobierno de México va a depositar el Convenio ante la OIT, lo que implicará que a partir de esa fecha en un año entrará en vigor y a los dos años se deberá entregar los primeros informes del País respecto al cumplimiento de esta ratificación.

Luisa María Alcalde mencionó que en la Reforma Laboral del 2019 se introdujeron cambios sustantivos en atención de casos de discriminación en razón de género en los centros de trabajo.

Por ejemplo, que ninguna mujer puede ser despedida o dada de baja del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) por embarazo.

«Si bien el nuevo modelo de impartición de justicia privilegia la conciliación obligatoria, también tiene excepciones muy claras, como es el caso del acoso, del hostigamiento y de toda forma de violencia en los centros de trabajo.

«Toda persona que sufra una situación de esta naturaleza está exenta de confrontarse con el presunto agresor, evitando con ello que se vea en una situación de revictimización, ahora puede acudir directamente a los jueces laborales», explicó.


Los comentarios están cerrados.