NATALIA PESCADOR / NTRZACATECAS.COM
NATALIA PESCADOR / NTRZACATECAS.COM

AGUASCALIENTES. Diego Garmendia cumple un año del fuerte percance que sufrió aquel 4 de julio en la Plaza de toros Sebastián Medina, de Monterrey, cuando al entrar a matar al novillo Tabaquero, de Golondrinas, lo prendió de fea manera pegándole una grave cornada de la cual tardo varios meses en recuperase totalmente.

Ha sido un año de retos y aprendizaje para el joven diestro dado que no ha tenido la oportunidad de volver a vestirse de luces y por tanto hacer su reparación en los ruedos.

A lo largo de estos 365 días estuvo de visita en varias casas ganaderas donde lo han apoyado mucho para seguir con su preparación y estar listo tanto física como mentalmente para cuando llegue el día de pisar el ruedo vestido de luces.

Sus entrenamientos los sigue realizando diariamente con normalidad, ya totalmente recuperado del percance y de las secuelas entrena al lado de los matadores Israel Téllez y Arturo Saldívar, quienes le ayudan a pulir su técnica. Se espera que en próximos días se dé a conocer la fecha de la reaparición.

“Se cumple un año del percance en Monterrey donde fue mi bautizo de sangre, un año taurinamente muy complicado ya que a los seis meses de salir de aquel duro momento se buscó la reaparición y hasta ahora no hubo la oportunidad, lo cual si es un poco frustrante porque cumplo un año sin vestirme de luces, un año de que no toreó un festejo, sigo con la ilusión intacta y con el ánimo a tope de seguir con mi carrera y vestirme de luces en cuanto me lo digan, por otro lado físicamente ya me siento bien estoy al 200 por ciento, por eso entreno día con día para mantenerme con las ideas claras. Le mando un saludo a todas las personas que a lo largo de este año han estado conmigo, tanto ganaderos como matadores quienes me han apoyado en todo”, compartió el novillero.


Los comentarios están cerrados.