CLUB DE TOBY

Se fue liso el alcalde sombreretense Alan Murillo, quien al parecer quedó muy sentido luego de que no lo invitaron al evento del gobernador David Monreal en aquel municipio. Sobre todo, después de que un día antes el priísta Omar Téllez, de Pinos, hasta se subió dio discurso en la Feria Agropecuaria.

Murillo Murillo, quien ya no es de aquí ni es de allá en partidos, se enteró nomás de lo que le contaron de la visita de las autoridades estatales y sacó todo en los honores a la bandera: que la nueva gobernanza no les cumple; que a los municipios nada de lana, pero sí que se mochen, y que, cuando va, Monreal Ávila nomás visita al llamado “club de Toby” en Sombrerete, “¡una bola de pendejos!”, se escuchó de fondo.

Tan mal le ha ido al presidente con esta administración que incluso de delincuente lo han tratado, reclamó, cuando al intentar gestionar en la Secretaría de Obras Pública le quitaron ¡hasta el celular! Pero, amagó: “por ahí dicen que amor con amor se paga”. ¡Qué fuerte!

ARRANCA ULISES

Ahora sí a sus anchas, el ex alcalde de Zacatecas, Ulises Mejía, ya despliega la campaña para la corcholata “más querida” del presidente López Obrador, Claudia Sheinbaum, de quien por cierto ya se ven bardas pintadas en territorio del gobierno capitalino verde, con letreros de “#EllaEs”, en color Morena y todo.

Cuentan los chismosos de la Cuarta Transformación que Mejía Haro arrancó con la bendición de la jefa de Gobierno de la CDMX para meterle acelere en Zacatecas. Aquello ya zumba en los oídos en las oficinas del Malestar, pues con el adelanto del 24 los “apoyos sociales” son ahora sí que prioritarios para el gobierno de México.

Mientras, Morena local sigue en lo suyo, deje usted que el estado se encuentre literalmente en llamas, sino que poco útiles en el jaloneo por las pre-pre-campañas presidenciales. Los bandos guindas están ocupados pelando por una lona y festejando el lejano triunfo de 2018, con caras que se ven de todo, menos felices, felices, felices.

ES O NO ES

Triste papel le ha tocado jugar a la diputada de Morena-Nueva Alianza-Morena, Imelda Mauricio, ya que se ha distinguido en escuchar el canto de todas las sirenas que habitan en la Legislatura. ¡De pena ajena!

Y todavía, en su intervención en la conferencia de prensa en la que los oficialistas pidieron paz y no les dan, Imelda abre con que “ay, ya ven que me han traído de aquí para allá”, ¿peeerdón?

¿La traen o se trae? Igual no le produce empacho el cambio recurrente de camisetas, blusas, pues, ya que del PRD brincó a Morena por una diputación, pero llegar al extremo de pedir que en la Legislatura se dejen de lado intereses personales, ¡qué alguien le explique!

También reparte al decir que “nos hemos extraviado”, ¿no será que ella trae el extravío político-ideológico muy marcado? ¡Ah!, y que “ya basta de chismes”, pero ¿no es ella la que le da cuerpo al regresar a los brazos de los que denunció hace unos meses porque la maltrataron y la humillaron? ¡Ufff!

VA DE NUEVO

Ya se perdió la cuenta entre los venenosos de cuántas temporadas legislativas van de la serie “tuya”, “mía”, “te la presto” y “te la devuelvo”, en lo que sólo han perdido el tiempo. Sin duda, son muy curiositos los H. (¡muda!) miembros de la Legislatura, ya que reclaman una resolución de la Sala Superior en Monterrey, pero no toda.

Ponen en tela de duda el fallo, pero sólo la parte que no se van a comer. Es decir, lo menos podrido del veredicto que desaprueban. No recuerdan aquello de que la Ley es la Ley.

O para los diputados sólo es en abonos chiquitos, en parcialidades, pues. Dicen los plurales que impugnarán porque no les agradó que las comisiones quedaran incólumes, como dijo la “camarada” Maribel Galván, de Morena. Pero, eso sí, la aliancista Priscila Benítez ya hará revisiones, ahora que asuma Finanzas.

Ahí si no es una tras otra, sino una sí, una no, emanada de una misma sala calificadora. Seguramente no se saben la máxima que decía la periodista, María Luisa “la China” Mendoza: no se puede ser medio virgen y estar medio embarazada.

OTROS PENDIENTES

Como los diputados dejaron un tiradero, ya que no hicieron bien su tarea, no tardan en llamar a un periodo extraordinario de sesiones para tratar, sólo tratar de sacar los pendientes.

Es lo malo de solo haber jugado a las vencidas sin dedicarse a lo que realmente se requería; como dice el clásico: no estaban en lo que estamos. Ni hablar de la presidencia de Derechos Humanos o del Órgano de Control, no, sería mucho pedir, sino destrabar las citas con relación a recomendaciones de la propia CDHEZ.

Resulta que, aparejada con la fallida comparecencia de la Junta Directiva del Issstezac, estaba programada la del alcalde de Valparaíso, Eleuterio Ramos, quien según el diputado (in)dependiente, Cepillo Figueroa, es asunto “grave”. Otra que está en la mira es la de la alcaldesa de Juchipila, junto con las ya comentadas de la Semujer y su par de Administración.

Cómo se hizo el relajo porque por “arte de magia” se bajó la de Ramos, pero como la instrucción no salió de la comisión legislativa de DH en la Legislatura, su titular, Fernanda Miranda, externó: “nos sumamos a la de Issstezac, pero no en algo ilegal”.


Los comentarios están cerrados.