Alberto Aguilar
Alberto Aguilar

Camiones déficit de 30,000 unidades en 3 años, 9 meses para entrega y aún no en 2022

 

Tal cual lastima al rubro de autos, la disrupción de las cadenas productivas también ha afectado severamente a los camiones, autobuses y tractocamiones.

Le comentaba de la escasez de tractocamiones cuya oferta estaría comprometida hasta la mitad del 2023. Sirva precisar que dichas limitaciones no son generalizadas, ya que las existencias pueden ser variadas por el tipo de vehículo, marca y origen del fabricante.

Lo que es un hecho es que la entrega de un vehículo pesado puede prolongarse de 5 a 9 meses, puesto que hay faltantes, no sólo de chips, sino de autopartes diversas.

Obvio cuando la falta sólo involucra un componente no esencial, el cliente acepta recibir los vehículos con el compromiso de que el fabricante subsane pronto.

Hoy la ANPACT que preside Miguel Elizalde dará a conocer los números al primer semestre. Son mejores a los esperados y se estima que la segunda mitad resulte más dinámica, como es tradicional.

Si es el caso las ventas anuales del 2022 podrían situarse en 38,000 unidades vs las 32,000 previstas de inicio. Sin embargo aún se estará lejos de las 41,953 unidades que se vendieron en 2019, antes de la pandemia.

Un factor también a considerar es la inflación que según INEGI de Graciela Márquez llegó casi al 8% en junio, lo que desalienta la dinámica comercial. Los costos de producción se han elevado considerablemente. Vaya los contenedores se han disparado en un 150%.

Como quiera se cree que los procesos productivos podrían restablecerse en buena parte a fin de año. El propio Elizalde señala que en el peor escenario sería para principios del 2023, siempre y cuando no haya nuevos inconvenientes.

Como quiera para la industria hay un déficit de ventas del 2020 a la fecha que andaría en unas 30,000 unidades. Y es que ese año apenas se vendieron 27,000 unidades y 38,000 el año pasado.

Lo mismo replica para la producción y exportación que si bien avanza, para el cierre del 2022 estarán a buena distancia de los mejores tiempos, máxime una alicaída economía fruto de las políticas públicas del presidente Andrés Manuel López Obrador. Así que paciencia.

 

Coloca Moody’s nota de

Pemex en nivel especulativo

Y en congruencia con la baja de nota país, ayer Moody’s que dirige Carlos Díaz de la Garza degradó la calificación de Pemex a B1 desde Ba3, nivel altamente especulativo. Se explica por el riesgo en la liquidez de la petrolera que lleva Octavio Romero. Pemex trae altos vencimientos de deuda desde este año hasta 2024 y hay un flujo de caja escaso, máxime las pérdidas persistentes en refinación. Además imposible ajustar el gasto de capital si se quiere mantener estable la producción de crudo y las reservas. Agregue un alto nivel de amortizaciones y por si fuera poco, un limitado acceso a los mercados de capital, máxime un alto riesgo crediticio, que claramente se acrecienta con la nueva calificación. En otras palabras, las consecuencias de una herrada estrategia desde Sener que lleva Rocío Nahle y que obligará a un creciente soporte gubernamental.

 

El peso en aprietos, inflación

en EU y alza del dólar

Ante el dato de inflación a junio en EU que se dará a conocer mañana, ayer en los mercados continuó la aversión al riesgo y con ello el fortalecimiento del dólar. El peso volvió a depreciarse 1.40% para cotizar en 20.74 pesos por dólar. Hoy podría ser otra mala jornada y quizá el miércoles, ya que la inflación en ese país no cede. Banco Base que preside Lorenzo Barrera sitúa el dato en 8.7% vs el 8.6% de mayo. Con ello mayor alza de tasas por la FED de Jerome Powell y un aumento a las probabilidades de recesión en la economía más grande del orbe. Así que el peso en aprietos.

 


Los comentarios están cerrados.