Luis Ernesto Olvera Rosas
Luis Ernesto Olvera Rosas

Seguimos sin equivocarnos

 

Todo cambia. En intervención en la radio expuse en febrero de 2021:

“Después del coronavirus, la población mundial, principalmente los países que han sufrido mayor pobreza, deberemos presionar para cambiar el modelo económico de un libre mercado, controlado por las financieras, máxime en países que de poco han servido las inversiones extranjeras de grandes grupos monopólicos.

Yvon Chouinard, célebre montañista canadiense multimillonario fabricante de equipo de montaña, su espíritu humanista no lo abandonó, menciona: “Hay que reinventar el capitalismo por completo. El capitalismo lleva a que haya un montón de gente pobre y muy poca gente extremadamente rica. De últimas el capitalismo va a perder su clientela. No va a haber nadie que pueda comprar el producto porque todos van a ser tan pobres”.

Pues bien, estamos en los momentos en que se ven correcciones por gobiernos e instancias reguladoras para no dañar la economía de la sociedad en un renglón de gran importancia para el capitalismo, la energía.

Se han aprovechado los grandes consorcios privados energéticos que utilizan desde petróleo, energía nuclear, solar, eólica u otra, de la rapacidad de políticos, principalmente de derecha, para dañar la economía de los ciudadanos, de todas las clases, pero principalmente la de bajos recursos económicos.

Nuestra muy conocida Iberdrola, esa que tiene de empleado al panista Felipe Calderón, enfrenta fuertes demandas y juicios por ser una empresa con profundos visos de corrupción e impunidad, las presiones ciudadanas de los españoles, ha logrado que la Fiscalía Anticorrupción llegue a la conclusión de que Iberdrola Generación, manipuló en 2013 el mercado para disparar el precio de la energía eléctrica y obtener un beneficio millonario.

Además, estos marrulleros empresarios, se habían apropiado ilegalmente de 500 hectáreas donde instalaron paneles solares. Resulta que tenía propietaria el terreno e ilegalmente se posesionaron del terreno. Así que, el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) emitió un fallo que obliga a Iberdrola a devolver el terreno.

Se estima, provocó un perjuicio de más de 107 millones de euros, que fue “soportado” por los consumidores, empresas comercializadoras y aseguradoras.

De manera, que el gobierno español, sigue analizando donde es límite de estos astutos empresarios, siempre defendidos por la derecha.

El gobierno francés encabezado por el presidente Emmanuel Macron confirmó su primera ministra de energía, Élisabeth Borne, la intención del gobierno de renacionalizar el gigante de la electricidad EDF, en el marco de los esfuerzos del presidente Emmanuel Macron para relanzar la energía nuclear.

Señalo; “Confirmó hoy la intención del Estado de poseer el 100% del capital de EDF”, de cara a “reforzar su capacidad para llevar a cabo lo antes posible proyectos ambiciosos e indispensables para nuestro futuro energético.

El Estado francés, tiene cerca del 84% de las acciones de EDF, empresa estatal; un 1% pertenece a los trabajadores y el 15% restante son acciones institucionales e individuales”.

¿Los trabajadores? Estos franceses comunistas.

También en México enfrenta sanciones por irregularidades fuera de la ley en los acuerdos de generación eléctrica la Comisión Reguladora de la Energía (CRE), penalizó económicamente con 466 millones de dólares, por violar el artículo 36 de la Ley del Servicio Público de Energía (LSPEE), que señala que los titulares de estos permisos “no podrán vender, revender o por cualquier acto jurídico enajenar capacidad o energía eléctrica, salvo en los casos previstos expresamente”.

La energía, para que no dañe a los ciudadanos en su economía, debe ser plenamente regulada por el Estado. Vamos conociendo, que a las empresas no les interesa su bienestar.

Sabemos que los críticos del actual gobierno federal, no explicarán lo que usted ahora lee en NTR.

¡Ah, caray! Si tuviéramos un sistema político como Gran Bretaña, por la sola causa, la falta de confianza por parte del partido, no de los votantes, Vicente Fox, Felipe Calderón y lo que hoy estamos confirmando del enriquecido Peña Nieto, hubieran dimitido, creeríamos son justos y no corruptos.

Sucedió en Gran bretaña con el primer ministro británico Boris Johnson, al comparecer el jueves a las puertas del número 10 de Downing Street para anunciar su dimisión, después de una cascada de renuncias que supera los 50 cargos dentro del Ejecutivo, solo por falta de confianza.

El mismo jueves el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Pablo Gómez, informó que ha presentado una denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR) en contra del expresidente Enrique Peña Nieto por posibles operaciones con recursos de procedencia ilícita, conocido también como lavado de dinero.

Hasta el momento, al conocido “bombón”, se le han detectado a través de transferencias internacionales, que recibió 26,001,429.74 moneda nacional.

Pablo Gómez expuso que una de las empresas “tiene una relación simbiótica con una persona moral de carácter internacional que se benefició de contratos del gobierno federal durante su administración”.

¿Será otra de esas empresas españolas?

El priista Peña Nieto, que seguramente lo defenderá Alito, de 2013 a 2018 tiene irregularidades por el monto de los contratos, de 10 mil 533 millones 499 mil 413.48 pesos.

Cuando en varios escritos hemos señalado lo sospechoso de los pasados gobiernos, seguramente no nos equivocamos.

 


Los comentarios están cerrados.