STAFF/NTRZACATECAS.COM
STAFF/NTRZACATECAS.COM

En los últimos meses se ha visto un aumento en los casos de COVID-19. Aunado a esto, en este período se han presentado diversos tipos de mutación del virus, que se ha vuelto más contagioso.

Por ello, la nutrióloga Roxana Monsiváis Borjón brindó algunas recomendaciones alimentarias, principalmente para las personas que se han contagiado y están recuperándose de esta enfermedad.

La especialista recomendó que toda la ciudadanía debe estar activa y realice algún tipo de ejercicio que no presente un riesgo de contagio, además de dejar hábitos nocivos para la salud, como fumar o consumir alcohol; además, enfatizó la importancia de seguir las medidas sanitarias, como uso obligatorio de cubrebocas, mantener la sana distancia, el uso de gel antibacterial, lavado de manos, etcétera.

Para los pacientes con pérdidas del apetito, fiebre, así como falta de los sentidos del gusto y olfato, las recomendaciones de la especialista son que mantengan una alimentación saludable consumiendo productos naturales y locales, principalmente frutas y verduras.

“No se recomienda el consumo de bebidas alcohólicas, por el contrario, se busca evitar una deshidratación, aumentando los líquidos, sobre todo en pacientes que tienen fiebre o tos, agua pura y complementar con caldos desgrasados e infusiones; es fundamental evitar los jugos tanto naturales como industrializados, ya que estos tienen un gran contenido de azucares”, destacó.

En los adultos mayores la nutrición se pude complementar con dieta basada en gelatinas bajas en azúcar, además de que debe de haber un consumo de frutas y verduras, prefiriendo que éstas sean frescas, de temporada y locales. Estos insumos pueden ser modificados en su textura, sobre todo en personas con malestar en garganta, fiebre o falta de apetito.

Monsiváis Borjón hizo énfasis en los alimentos ricos en omega-3, tales como frutos secos, chía y pescados, como salmón y sardina, pues este elemento ha demostrado que ayuda a la modulación de la respuesta inmunitaria en la enfermedad del COVID-19.

Indicó que existen varios nutrimentos que participan en el funcionamiento del sistema inmune, como lo el cobre, zinc, selenio, hierro, y las vitaminas B12, A, C y D.

Finalmente, la nutrióloga explicó que la rehabilitación olfatoria temprana es una técnica que es recomendable para los pacientes que pierdan este sentido, la cual consiste en olfatear aromas específicos en aceites esenciales como el eucalipto, las rosas, el clavo y el limón, durante todo el día en un período de tres o seis meses.


Los comentarios están cerrados.