MIRIAM SERRANO/NTRZACATECAS.COM
MIRIAM SERRANO/NTRZACATECAS.COM

LORETO. Este miércoles, 36 Personas Privadas de la Libertad (PPL), en su mayoría sentenciadas, que estaban recluidas en la Cárcel Distrital de Loreto fueron trasladas al Centro de Internamiento de Ojocaliente, debido a que el centro penitenciario fue cerrado.

La movilización se hizo minutos después de las 16 horas por autoridades estatales, debido a las malas condiciones del edificio y que ya había hacinamiento, además de la recomendación de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Zacatecas (CEDHZ).

El alcalde Gustavo Aguilar expuso que este edificio era el que albergaba, hace muchos años atrás, la comandancia de policía y solo fue adaptado para que funcionara como cárcel distrital.

Expuso que, por ser una acción de seguridad, solo se le notificó minutos antes de la movilización que ésta se realizaría.

Aunque el espacio sí pertenece al Municipio, el uso que hasta este miércoles se le daba por parte de las autoridades estatales no eran de su competencia, lo que sí comentó es que el edificio no era adecuado para ese fin.

Por lo anterior, una vez que se realizó el movimiento, el alcalde detalló que revisarán las condiciones del inmueble para habilitarlo y utilizarlo para oficinas, ya que el espacio de la Presidencia Municipal es insuficiente.

En un comunicado, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) confirmó el traslado a Ojocaliente, al argumentar la necesidad de brindar condiciones dignas a los 36 internos, y con ello, cerrar la cárcel distrital de Loreto.

El secretario de Seguridad Pública, General Adolfo Marín Marín informó que el cierre se dio en respuesta a un acuerdo administrativo que dictaminó el gobierno de Zacatecas.

Esta decisión se tomó una vez que se realizó un diagnóstico de las condiciones de los centros distritales y este no tenía las áreas técnicas especializadas, además que su deterioro no permitía realizar la clasificación de los reos, ni el espacio era suficiente para la óptima reinserción social.

Las instalaciones corresponden a una estructura antigua, lo que dificultaba la implementación de un proyecto de reingeniería y estancia digna de habitabilidad.

Se destacó que en el operativo participó personal de la CEDHZ y, tanto el traslado como el cierre, “se desarrollaron bajo un operativo apegado a los protocolos que marca la ley y con pleno respeto a los derechos de las PPL”.

Cabe señalar que anteriormente se cerraron las cárceles distritales de Villanueva, Juchipila, Teúl de González Ortega y Nochistlán de Mejía.


Deja un comentario