Ana Lilia González Moncada
Ana Lilia González Moncada

Teletrabajo

 

Uno de los principales cambios que se suscitó con la pandemia y llegó para quedarse es el trabajo a distancia, también conocido como trabajo remoto, teletrabajo u home office.

El teletrabajo es una actividad laboral que se lleva a cabo fuera de las instalaciones de la organización que contrata a la persona y se caracteriza porque hace uso de las tecnologías de la información y la comunicación para la realización de las actividades.

Esta modalidad que nació a partir de las medidas sanitarias de distanciamiento social derivadas de la pandemia por COVID-19, en un principio como una acción orientada a proteger de contagio a los trabajadores y evitar la parálisis del sector productivo en diversos sectores no estratégicos en el mundo entero, se transformó en una opción que, más allá de la pandemia, ha significado una alternativa para que las personas se inserten en el mercado laboral y para una cantidad importante de empresas, poder afrontar los avatares de la economía global que se viven en la actualidad.

Una característica que tuvo en sus inicios fue que no todas las organizaciones dotaron de equipo a sus colaboradores para realizar sus actividades y los horarios se extendieron de manera considerable respecto de las jornadas presenciales, situación que se potencializó con el uso de aplicaciones como WhatsApp, Telegram, Zoom, Webex, Teams, soluciones que funcionan desde la nube como Google Drive, Dropbox, Microsoft Drive, entre otras más sofisticadas en función de las necesidades del giro en el cual se desempeñaban las personas.

Respecto de ello, una nota publicada en factorcapitalhumano.com en mayo de 2020, dio a conocer que 70 por ciento de las personas consideró que trabajaba más bajo esta modalidad. De igual manera, que la mitad de los trabajadores invirtió entre cinco y ocho horas diarias de trabajo a distancia, mientras que 4 de cada 10 empleados, entre 9 y 12 horas, según datos de la encuesta Home Office elaborada por OCC Mundial y la Asociación de Internet.mx, citadas en la misma nota.

Esto imprimió una carga mental y física considerable en las personas, ya que su idea y la de sus superiores en este contexto fue que la obligación de mantenerse conectados y alerta a cualquier instrucción, era de largas jornadas los siete días de la semana, en tanto que se les permitía laborar desde la comodidad de sus hogares, aunado a que debían absorber los costos de consumo de energía eléctrica y servicios de Internet.

Al no existir una regulación que marcara las pautas para la realización del trabajo a distancia, muchas empresas e instituciones no respetaron los horarios legales establecidos para las jornadas laborales. En México, el 11 de enero del 2021 se publicó una reforma al artículo 311 y se adicionó el capítulo XII Bis a la Ley Federal del Trabajo en materia de Teletrabajo, a partir de lo cual se establecieron nuevas reglas para esta modalidad.

Entre ellas destacan: la incorporación de la definición de teletrabajo, la obligación de establecer las condiciones de trabajo por escrito mediante un contrato el cual debe incluir la naturaleza y características del trabajo, monto del salario, fecha y lugar o forma de pago, equipo e insumos de trabajo que se entregan a la persona trabajadora, la descripción y monto que el patrón pagará a la persona trabajadora bajo la modalidad de teletrabajo por concepto de pago de servicios en el domicilio relacionados con el teletrabajo, así como las obligaciones especiales de los patrones y de los trabajadores.

Es importante subrayar la obligación de los patrones, de respetar el derecho a la desconexión de las personas al término de su jornada laboral y proveerles del equipo de cómputo y demás artefactos necesarios para el desarrollo de sus actividades, asumir los costos derivados del trabajo a través de esta modalidad, incluyendo, en su caso, el pago de servicios de telecomunicación y parte proporcional de servicios de electricidad, entre otras.

Aunado a lo anterior, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) promueve la NOM 037 del Teletrabajo, que es una Norma Oficial Mexicana enfocada a regular las condiciones de seguridad y salud de los trabajadores en la modalidad de trabajo a distancia, sin descuidar los intereses de los empleadores.


Los comentarios están cerrados.