FELIPE ANDRADE
FELIPE ANDRADE

EL REY ES POPULAR ENTRE LA CHUSMA

¡Claro que sí! Toda la lana es para el gobierno. Qué mejor causa quiere la chusma. Ya luego se lo regresamos con despensas, tinacos, cemento.

Había una vez un reino con tan mala, pero tan mala suerte, que los enanos crecían y llovía sobre mojado. Esta es una de tantas historias.

PRIMER ACTO. El rey sube en las Encuestas.

ESCENA I

Duque del Arenal: Milord aquí tiene los pasquines del rancho. ¡Qué felicidad! Subió más de 20 escalones en las encuestas. Es usted tan popular como lo fue la Adelita en sus tiempos.

Rey: Vaya, mi trabajo y sacrificio por la chusma está dando sus frutos. Tantas desmañanadas por fin se ven reflejadas. ¡Mi amor por el rancho es innegable!

Duque del Arenal: ¡Estoy feliz milord! No cabe duda de que usted pasará a la historia como el gran gobernante que sacó al rancho del hoyo en que se encontraba, por la culpa de la Herencia Maldita.

Rey: Eso no importa Duque. Lo que siempre me ha interesado es el bienestar de los pobres. Se ha de sentir gacho estar jodido, ¿no lo crees? Digo, imagínate comer de vez en cuando. No usar ropa de marca. No tener pantalla de cien pulgadas como cine chiquito, para ver las grandes producciones cinematográficas. Las grandiosas películas del Hombre Araña.

Duque del Arenal: Sí caramba. Ha de ser feo ser pobre. Bueno milord, en lo que usted mira los pasquines, voy en chinga a traerle sus gorditas que tanto le gustan.

Rey: Le agregas dos de buche, que hoy tengo ganas, Ah y otra coca de dos litros. Hay que ahorrar el agua.

El Duque del Arenal sale del despacho del monarca y se encuentra con el Patotas, jefe de la guardia real.

Duque del Arenal: ¿Qué onda Patotas?

Guardia 2: ¿Qué onda lamebotas?

Duque del Arenal: Nomás sereno, moreno. Cuando te dirijas a mí siempre debes de hacerlo por mi título nobiliario.

Guardia 2: ¿Cuál pinche título nobiliario mamón? Te conocí tomando agua de la llave, méndigo. No terminaste la secundaria y ahora resulta que eres noble. Juar, juar, juar. Todos en el reino sabemos que cuando te cambiaste de Partido del Reino Institucionalizado al Movimiento del Reino Nacionalista, fuiste en chinga a Santo Domingo a comprarte un título patito de Duque.

Duque del Arenal: ¡Ah méndigo Patotas! Todo lo que acabas de decir será utilizado en tu contra en un tribunal, por chismoso y jijo.

Guardia 2: ¿Quieres que publique en las redes sociales la carta que escribió el transa que te hizo el título? También tengo varios videos de la imprenta donde te hicieron el título falso.

Duque del Adrenal: Mira méndigo Patotas, vamos a llevar la fiesta en paz. Tu sabes que eres como un hermano para mí. A ver, ¿quién te consiguió el bono de productividad? ¿Quién le dijo al tarugo del rey que te hiciera jefe de la guardia real? ¡Ahhhhh verdad!

Guardia 2: Bueno, todo eso fue para no decirle al partido lo transa que eres méndigo lambiscón. Pero bueno, por esta vez te perdono, pero que no vuelva a ocurrir. Y ya que vas por las gordas me traes dos de chicharrón, dos de lengua y dos de frijoles con queso, que hoy mi vieja no me mandó lonche.

Duque del Arenal: No abuses Patotas, que un día me voy a enojar.

Guardia 2: ¿Y?

Duque del Arenal: No, solamente que me puedo enfermar y no habrá quien te traiga tus gorditas. Ahorita vengo carnal.

Sale el Duque del Arenal echándole unas vigas muy feas al Guardia. Las señoras que entran al Palacio se santiguan ante las palabrotas del secretario del rey, quien sigue y sigue diciendo peladeces.

Rey: Bueno, en lo que llega el méndigo esclavo, echaré una mirada al programa de la Feria de la Chusma que me mandó el Ministerio de Turismo, Tortas y Confeti.

Llega el Ministro de Turismo.

Conde de San José: Excelentísimo monarca, ¿ya miró el programa de la feria?

Rey: En esas ando Conde. Recuerde que lo más importante es que se gaste lo menos posible y se cobre lo más. La chusma debe de entender que nada en esta vida es gratis.

Conde de San José: Así es milord. Incluso ya mandamos a los voceros a que le digan a la chusma en las plazas públicas que los conciertos de Los Leones del Desierto y Heliodoro Álvarez tendrán un costo, independientemente de que sean en el Teatro de la Prole. Se fueron con la finta y pensaron que eran de oquis. Juar, juar. juar. Bola de avorazados.

Rey: Y aunque sean gratis, hay que cobrarles algo.

Conde de San José: No se preocupe milord, ahí tendremos puestos de fritangas de las que come la prole, aguas frescas, chescos y cheves, para que traguen y pistien sabroso. De lo que cobremos sacaremos billete para pagar a los artistillas que se presenten y nos quedará algo para obras públicas.

Rey: ¿Obras públicas? Juar, juar, juar. Ah sí, claro que sí. Todo transparente y legal. No seremos como la Herencia Maldita que se clavó hasta la basura de los conciertos.

Conde de San José: Milord, ¿habrá conciertos con causa?

Rey: ¡Claro que sí! Toda la lana es para el gobierno. Qué mejor causa quiere la chusma. Ya luego se lo regresamos con despensas, tinacos, cemento. Recuerda que el año que entra inicia el proceso de sucesión del Emperador y tenemos que apoyar a nuestro super gallo rapero.

Conde de San José: ¡Excelente milord! Usted sabe que yo estoy para jalar, total ya he brincado de partido en partido y tengo experiencia en las trácalas electorales. ¡La experiencia me define!

Rey: Así es Conde, por eso te pago lo que te pago. Ahora a presentar el programa a la chusma. Y no se te olvide la fiesta brava y el chou de las reinas o esas cosas que se acostumbran. Y cobren muy bien cada estanquillo que se quiera poner. En este gobierno nada es gratis.

Conde de San José: Más claro ni el agua milord, será una Feria para la Chusma con causa… pero para nosotros juar, juar, juar. Las encuestas no son baratas. (Esta triste historia continuará).


Los comentarios están cerrados.