ABRIL SOLÍS/NTRZACATECAS.COM
ABRIL SOLÍS/NTRZACATECAS.COM

FRESNILLO. Memorias de enfermedades, accidentes, revolución mexicana, la cristiada e incluso de la segunda guerra mundial son algunas de las que se plasman en los más de 20 mil exvotos del Santuario de Plateros, mismos que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) comenzó a rescatar con la intención de preservar la memoria colectiva del municipio. 

Los exvotos son ofrendas religiosas que realizan los fieles a un dios y son depositados en los santuarios; siendo Plateros uno de los templos más concurridos, logra conservar miles de estas ofrendas hechas por los fieles al Santo Niño de Atocha. 

La importancia de este tipo de ofrecimientos no solo reside en su valor religioso, sino que en ellas se exponen valores artesanales, así como documentos históricos que ayudan a entender la forma de organización de la sociedad, según informó el delegado del INAH, José María Muñoz Bonilla. 

Por ello, el instituto comenzó la tarea de rescatar algunas de estas ofrendas y hasta la fecha son poco más de 200 las que ya intervinieron, pues la meta es restaurar al menos 300. 

Esta tarea consiste en resaltar las principales características de la ofrenda de forma que sus elementos artísticos y culturales destaquen; ésta es una tarea ardua, pues hay exvotos que datan de 1800 y hay otros que tienen un alto nivel artístico. 

Otro de los elementos a los que ponen atención es en los temas que abordan, pues destacan las formas de pensar de la sociedad, así como de su forma de organizarse. 

Muñoz Bonilla agregó que uno de los temas es la segunda guerra mundial, en el que un familiar pide por un soldado que combatió del lado de los estadounidenses. 

“Nos da también a entender y a conocer la idiosincrasia de nuestra sociedad, la cultura que tenía la población en general”, comentó el delegado del INAH. 

La intención es que una vez que estos exvotos sean restaurados, se puedan exhibir en un espacio público. En algunas ocasiones se habló de que se dedicaría una sala del Ágora de José González Echeverría para este propósito.


Los comentarios están cerrados.