KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM
KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM

Por 20 años vecinos de la colonia El Jaralillo 2 y 3 han buscado la certeza jurídica de sus terrenos, proceso que se ha visto afectado por la existencia de revendedores de predios en esta zona.

Los afectados denunciaron ante NTR Medios de Comunicación  que han sido ignorados por años por parte de las autoridades en darles solución a su conflicto.

Refirieron que estos terrenos han sido vendidos por tres personas diferentes, por lo que se encuentra el dueño de las tierras en conflicto.

Además, agregaron que trabajadores del ayuntamiento se han visto beneficiados con la venta de estos terrenos, ya que también son propietarios de terrenos.

Los afectados declararon a este medio de comunicación que desde noviembre del 2021 retomaron la lucha por conseguir esa certeza jurídica de patrimonio, sin tener respuesta favorable por parte de las autoridades por lo que podrían iniciar un proceso legal para la solución del mismo.

Sin embargo, los vecinos reconocieron la existencia de fraude en la compra-venta que realizaron en los terrenos donde ya construyeron sus viviendas: “nosotros compramos a otra persona que no es el dueño y nosotros compramos de buena fe porque se nos enseñaron todos los documentos legales, por lo que no vimos problema para comprar”.

Al ser ya 20 años en esta situación, aseguran tener “la posesión del terreno y es nuestra casa”, por lo que ahorita queremos una “certeza jurídica para poder morirnos, porque ahorita dejaremos puros problemas”.

Las personas que han realizado venta de terrenos en esta zona son; Antonio Alfaro y/o “Pozo Zarco” A.C; Jose Cruz Alaniz y/o Movimiento Urbano A.C; y J. Guadalupe  Marchan, apoderado legal Verónica Marchan Ortiz; la primera persona de esta lista fue nombrado como dueño del predio por parte de un juez.

 

Da atención ayuntamiento 

Magdalena Beltrán Vázquez, secretaria general del Ayuntamiento, y Karla Daniela Maldonado Ríos, secretaria de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente, declararon que se brinda la atención a los quejosos a través de 15 a 20 meses de trabajo; sin embargo, aclararon que el problema es entre particulares.

Maldonado Ríos explicó en entrevista con NTR que se trata de un asentamiento urbano irregular, es decir, que el fraccionamiento no cuenta con una autorización frente a Cabildo, por lo que el primer paso a realizar es la regularización del fraccionamiento.

Explicó que esto ya se trabaja en la alcaldía; sin embargo, la escrituración de cada uno de los terrenos es un proceso entre particulares: “antes de escriturar se tiene que tener aprobado el fraccionamiento”.

Por su parte la secretaria de gobierno confirmó que este problema se trata de un conflicto entre particulares, puesto que se trata de “reventas de predios, en donde un juez ya determinó la existencia de un propietario, quien desafortunadamente desconoce a los procesionarios de estos terrenos y mientras no exista una aceptación del propietario de hacer una donación está entrampado el tema”.

Agregó que se asesora a los afectados para que se dé una atención a través de la vía jurídica, pero hay resistencia de los afectados, quienes dicen que a resolución debe ser de carácter administrativo y no jurídico.

 


Los comentarios están cerrados.