REFORMA
REFORMA

Los aproximadamente 80 mil fanáticos del Tri que acudan a la Copa del Mundo en Qatar contarán con el respaldo de un centro de apoyo en esa nación árabe y con acompañamiento de la Guardia Nacional.

El Canciller Marcelo Ebrard anunció que a partir del 15 de noviembre -cinco días antes del juego inaugural- se instalará el Centro México Qatar con apoyo permanente de diez elementos de la Guardia Nacional que no portarán armas ni uniforme.

«Quiero agradecer también a la Guardia Nacional su participación con sumo interés, ¿por qué es importante la Guardia Nacional? Alguien se preguntará, no van a tener funciones de jurisdicción, no van a portar uniformes ni armas.

«¿Cuál es su función? Vamos a coadyuvar para que haya un puente entre la afición mexicana, nuestra lengua, costumbres y formas de organizarnos, y las autoridades qataríes. Es importantísimo y decisivo para miles de personas o cientos de ellas en Qatar», comentó Ebrard.

Los hinchas mexicanos que asistan a la justa mundialista podrán consumir alcohol en lugares y horarios específicos.

En la sede de Relaciones Exteriores, Ebrard formuló el anuncio acompañado por Karen Díaz, una de las seis silbantes que pitarán en Qatar; por el Comisario Jefe de la Guardia Nacional, Arturo Medina Mayoral; y por el presidente de la Federación Mexicana de Fútbol, Yon de Luisa.

Ebrard aclaró que es difícil que un fanático pudiera ser castigado con latigazos, como se estila en Qatar a su rígido sistema judicial.

«No hay que esperar ese tipo de castigos», confío el titular de Relaciones Exteriores.

«Tendremos una presencia arriba de 80 mil personas y la tarea nuestra es hacer la labor previa, informativa para que nos quede claro que vamos a un país que tiene ciertas reglas que debemos cumplir», advirtió.

El Canciller aclaró que la diplomacia no puede exentar de cumplir las reglas locales.

«El Centro México lo que va a hacer es estar en comunicación con nuestra afición, resolver el sinfín de problemas que se presentan. Por ejemplo, las personas que se les vence el pasaporte, el que no sacó la aplicación equivalente a la visa», explicó.

«Suponemos que si actuamos de manera previa con una labor informativa suficiente reduciremos ese número al mínimo posible. El reto es complejo», reconoció.

Ebrard recordó que el grueso de las faltas en los mundiales de fútbol son de carácter administrativo.

«Lo que nos preocupa esencialmente son las faltas administrativas. Es prácticamente imposible que por una falta administrativa pudieras ser sujeto a ese tipo de sanciones, como los latigazos», planteó.

Las autoridades qataríes presentarán a la Cancillería una lista de actividades prohibidas.

«Ya le preguntamos a la autoridad qatarí: ‘Oye, entonces vamos a tener un Mundial abstemio’. Ya nos dijeron, ‘No, porque vamos a decirles dónde sí se puede consumir alcohol y con qué reglas», repuso.

Mayolo López
Agencia Reforma


Los comentarios están cerrados.