Eduardo Valencia
Eduardo Valencia

De amor y odio

 

Entre calentadas y calenturas transcurrió la sesión de la Comisión Permanente de la Legislatura, en la que, como en botica, hubo de todo. Sacaron unas cuentas no alegres. Y, paradójicamente, se dieron las presencias-ausentes.

Ya ni qué decir que comenzaron tarde porque eso ya es agua de uso. Fueron 10 puntos del orden del día, donde hubo temas que llamaban a mucho, pero los promoventes no llegaron y los legisladores se quedaron como novias de rancho.

Se volvió a subir el tema Jiapaz que, a decir de los legisladores, no ha sido una realidad, así es que se debe hacer algo de manera urgente para que no siga siendo un dolor de cabeza.

Se exigió que el secretario de Seguridad, Adolfo Marín Marín, ya tenga listo el operativo de seguridad para la Feria Nacional de Zacatecas (Fenaza), ya que hace poco las instalaciones estaban atiborradas, pero ahora, por temor, la gente igual ni se arrima.

La priista Gabriela Basurto enarboló la bandera de la transparencia, tanto en honor de jubilados, pensionados del Issstezac, que por cierto se dieron cita en el recinto para escuchar a la legisladora exigir que las sesiones de la Junta Directiva se socialicen, como para echarle en cara a la nueva gobernanza que ¿o son muy ahorrativos, o muy pen… santes?

“No saben gobernar”, fue la conclusión de la priista. Y no el fantasma, sino la realidad de los subejercicios gubernamentales recorrió los pasillos del Legislativo.

Desde el arranque, la panista, Karla Valdez hizo hincapié en que de los de Morena, como Camelia la Texana, nunca más se supo nada.

¡Ah!, pero que el pinense y priista (parece pleonasmo) Herminio Briones exhorta a David Monreal a que realice un plan transexenal para captación de agua y, ahí sí, como por arte de magia, a las 13:05 horas, aparecieron los morenistas Ernesto González y Maribel Galván, quienes sólo intentaron hacer ruido, pero mandaron su voto al casillero de la abstención. ¡Pocas nueces!

Se dio por leído el tema que abordarían el priista Jehú Salas y el panista Guadalupe Correa, ya que ni se asomaron, en el que pretenden que el Ejecutivo no meta mano en el presupuesto de Egresos. El Prian no cuajó.

A las frescas… de las 13:12 horas arribó la morenista-aliancista Imelda Mauricio, pero como llegó se fue.

Y como ya hay que calentar el ambiente para el primer informe gubernamental, el petista Xerardo Ramírez sostuvo que ya está desfasado sobre cómo se debe informar, ya que el formato actual no representa parámetros. La sociedad reclama claridad.

Indicó que se requiere implementar un ejercicio donde exista más diálogo porque un discurso unilateral se convierte en ejercicio inútil. Se requiere un formato real. Y rememorando (sin saber) los tiempos de Arturo Romo, mencionó que se debe dar “el debate de las ideas”. Puso en la mesa, la cual volvió a presidir, que el informe no se convierta en un acto de alabanzas, sino un acto institucional.

“Se habla de transformación, nueva gobernanza, pero no sólo debe quedar en el discurso; la implementación debe tener nuevas reglas, un balance entre el ejercicio del poder y la rendición de cuentas, que el informe sea acorde a la realidad”.

Y aunque su punto se fue a la Comisión de Puntos Constitucionales, pues la oposición, la nueva mayoría frente a la nueva gobernanza, ya comenzó a mostrar el colmillo.

Claro, la bravura se le acabó al petista cuando celebró el aniversario del Poder Judicial y dijo que el presidente magistrado, Arturo Nahle, es un visionario y convencido de la justicia social.


Los comentarios están cerrados.