CUENTAS

Saldo blanco, una derrama de 400 millones de pesotes y la ocupación hotelera a 50 por ciento informaron las autoridades estatales como resultados de la Fenaza 2022, en vista del fiasco que nos llevamos en 2019 y que, por cierto, la desairada secretaria de la Función Pública, Humbelina “L”, no ha podido aclarar. ¿Será por eso que ya ni el saludo les merece?

Con las sumas de la nueva gobernanza, pues la primera feria “sin engaño ni simulaciones”, como la presumieron, habría triplicado lo de la edición prepandemia, cuando se reportaron 119 millones de pesos producto de una ocupación a 64 por ciento, gracias al turismo.

Lejos habrían llegado las cifras en comparación, también, de la edición de 2018, cuando se alcanzaron casi 88 millones de pesos de “ganancia”, en las buenas épocas de los hoteles y plataformas de hospedaje al 70 por ciento, en el entonces Zacatecas Deslumbrante. Saque sus cuentas.

FESTEJOS

Sacudidas, pero las que se han dado en lo que el cachorro de los Monreal, el alcalde Saúl, calificó como “tiempos de definiciones políticas”. Lo advirtieron las serpientes desde la reciente visita del presidente López Obrador, a quien el gobernador David refrendó su compromiso, lealtad y trabajo a favor de los que él encabeza.

Entre las condolencias a la comisionada Julieta del Río y el movido cumpleaños del senador Ricardo, hablamos de las ocupaciones de la Súper Malvada de Zacatecas. Y mientras la innombrable Verónica “D” preparaba sus mejores estampas para intercambiar (la referencia es literal), el gobernador David se encontraba en el Congreso Nacional de Morena, donde aplaudían y gritaban “presidenta, presidenta, presidenta” a la jefa de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

Este lunes, Saúl felicitó a Ricardo, al líder político y hermano, con lo que le dijo en su primer informe: “cualquiera que sea tu decisión, siempre contarás conmigo”. David reconoció al “hombre de lucha y siempre firme en sus convicciones”, con el que le unen “la sangre y las causas”.

¿LISTOS?

Se espera que los funcionarios de la nueva gobernanza se pongan a estudiar y lleguen bien preparados a la glosa del informe, ya que ahora sí no tendrán para dónde hacerse. Van a tener que enfrentar lo que han evadido todo un año: comparecer ante los diputados.

Dirían los clásicos: ¡hay tiro! Y por más que los de Morena se pongan de tapete, mal quedarán si tratan de defender lo indefendible. A ver si Ernesto González se pone de sabroso como con el fiscal Francisco Murillo y les dice sus verdades a los de la 4T, región evasión.

Nadie puede ocultar la realidad. Y los “aliados” tendrán que enfrentarla. Por otra parte, la oposición ya pone sus fierros a remojar porque viene un agarrón. Han exhortado, pedido, implorado y todo lo que la semántica pueda aportar para que comparezcan los titulares de Educación, Seguridad, Desarrollo Social… todos, pues, entre subejercicios y otras sospechas peores.

Muchas preguntas, ojalá muchas respuestas también, y que personajes como el tal Zúñiga, de chofer a secretario, explique si guardar el presupuesto también son “órdenes superiores” de la Delegación del Malestar.

DE INSENSIBLES

Sigue la indignación porque dicen algunos diputados, como Analí Infante, de Morena, que los desplazados están no sólo atendidos, sino hasta “contentos”. ¿Es en serio? Sea simulación o realmente desconocimiento, ¡no se vale!

Nadie, absolutamente nadie en esas terribles condiciones podría estar feliz, por lo que la diputada Cuquita Ávalos, del PRI, le tuvo que poner las peras a peso al explicarle que en Sarabia y otras comunidades, allá en Jerez, hubo a quienes apenas los apoyaron con pintura y chapas chafas. Tan sólo seis alumnos regresaron a la escuela, ejemplificó. ¿Estarán contentos?

Con palabrería no se puede ocultar la realidad. Y aunque Analí esté presta para decir barbaridades, la sensibilidad no cuesta nada. Es lamentable que en Morena sólo quieran tapar el Sol con un dedo, sobre todo los que ni el dedo en la frente les alcanza. Presumen que son otros tiempos y que “la gente ya está despierta”, ya nomás faltan ellos.


Deja un comentario