Miguel Moctezuma L.
Miguel Moctezuma L.

La Música Romántica de Los Terrícolas

 

El grupo musical Los Terrícolas, desde la década de los 70 han estado vigentes más allá de nuestro país. Al disolverse el primer grupo nacido en Venezuela, después de una gira por México y Estados Unidos, a iniciativa de la vocalista y corista Lennis Beatriz, el grupo se reorganiza a principios de los 80´s en México, con tal éxito que aún perduran sus canciones.

En México hubo un grupo de música romántica llamado “Quinto Sentido” el cual interpretaba magistralmente las canciones románticas de los grupos románticos de la época, aunque tenían su música y estilo propio. Esa agrupación llegó a acompañar a artistas de la talla de: José María Napoleón, Cristal, Joan Sebastian, Óscar Athié y Rosalía Valdez (Hija de Tin Tan). El Sr. Gilberto Sánchez, uno de sus miembros, participó asimismo en grabaciones de mariachi como “músico de sesión”; es decir, como invitado magistral.

En una de las presentaciones en México, Lennis Beatriz escuchó la música romántica del grupo “Quinto Sentido” y le impresionó la habilidad de Gilberto Sánchez por la manera de tocar la guitarra, y, ante la desintegración del grupo musical originario de Venezuela, desde principios de los 80´s lo invitó a retomar el proyecto de “Los Terrícolas”, registrando legalmente en México la nueva agrupación. La clave de ese éxito está en la forma en que se interpretan sus canciones, muchas de las cuales empiezan con diálogos de pareja, para luego escuchar el requinto de su guitarra, cuyos acordes son tan originales que es imposible distinguir un antes y un después. El requinto de esa guitarra es realmente el alma de ese grupo.

En la actualidad, es decir en 2022, este grupo musical nos hacen vibrar de emoción cuando los vemos actuar e interpretar sus canciones. Entre sus primeras grabaciones cuentan con canciones de compositores como Juan Gabriel (Tu eres el Amor), Martín Urrieta (Urge). Por supuesto, sus reconocimientos son vastos, como también lo es su éxito. Pocos saben que Urge de Martín Urieta y muchas otras canciones primero la grabaron Los Terrícolas y luego la retomaron otros artistas.

Una de las anécdotas que más llama la atención fue el darme cuenta de que el guitarrista de este grupo musical, el Sr. Gilberto Sánchez, fabricó hace 50 años su primera guitarra. Él dice que era muy difícil conseguir las piezas; ya después compró su primera guitarra eléctrica. En sus palabras señala: “me nació el interés por el audio, estudié producción musical, primero como autodidacta y después como músico profesional; a partir de entonces me dedico a la música al cien por ciento”.

Este grupo musical ha recorrido muchos países, su reconocimiento ha ido más allá de las fronteras nacionales, su éxito radica en su originalidad, la cual se consigue cuando se es creativo y sólo el esfuerzo y la tenacidad se ha encargado de darles un lugar especial. Su vigencia abarca varias generaciones; por eso no sorprende que en sus presentaciones haya personas que van desde los 18 años hasta la tercera edad.

Mi padre, Manuel Moctezuma, que hace meses lo sorprendió la muerte, cuando escuchaba Los Terrícolas decía: “esa sí es buena música” Y es que él tenía su tocadiscos y por décadas se dedicó a amenizar en Sain Alto, Zacatecas, todo tipo de festejos y convivencias, sus canciones estaban entre las preferidas.

Uno de los éxitos de mayor identidad de Los Terrícolas es sin duda Luto en mi Alma. El diálogo inicial se refiere a una pareja de jóvenes estudiantes. El varón espera a su novia a la salida de clases. El drama es tan impactante y doloroso porque a la salida de clase la ha visto con otro, como dice la letra: “…llevaba sus libros, le hablaba al oído palabras de amor…” Este drama se acerca mucho a lo que, en los 80´s, como jóvenes, vivimos como primer amor; esto aún sucede cuando no existe experiencia y cada ruptura destroza el alma.

Pensando en eso, en una de las presentaciones musicales le pregunté al Sr. Gilberto Sánchez ¿cuál es la canción más emblemática de Los Terrícolas? Sin dudarlo me dijo: Luto en mi Alma.

Lo extraño es que con esa canción me enamoré de la que hoy es mi esposa. Para entonces sólo éramos amigos, pero parafraseando la letra, bailaba con otro, “le hablaba al oído” y ahí empezó mi sufrir; por eso, esa canción representa mucho para nosotros como pareja. Hoy estamos juntos, recordando canciones como Poquito a Poco, cuya letra dice: “Me estoy enamorando de ti, mis ojos no lo pueden negar, mi corazón te siente llegar, poquito a poco te estoy queriendo…”

En esa generación el amor y el sufrimiento se vivían al mismo tiempo. El amor juvenil se manifestó asimismo musicalmente en canciones de Los Terrícolas como Te juro que te Amo, Hoy te ConfiesoDeja de Llorar Chiquilla, Una Carta y un vasto repertorio de éxitos. A la distancia de 40 años atrás puedo confirmar que Los Terrícolas le supieron poner música y letra a nuestros sentimientos juveniles. Y es que sus diálogos y acordes musicales son tan finos y sutiles que logran la magia que el alma requiere para hacer aflorar los sueños y deseos.

En nuestra generación también hubo amor en la distancia, los jóvenes nos escribíamos cartas manuscritas que enviábamos por correo postal, nos llamábamos por teléfono público, nos regalábamos discos y a veces nos enviábamos telegramas; cada palabra que escribíamos debía de ser la expresión exacta. ¡Teníamos que sentir lo que escribíamos! Algunos intercambiaban fotografías en las cartas, otros intercambiamos tarjetas postales, tarjetas navideñas y pétalos de rosas que se conservan como prueba sublime del amor.


Los comentarios están cerrados.