REFORMA
REFORMA

TEXAS. SpaceX lanzó exitosamente su cohete gigante Starship este sábado, pero perdió el propulsor y luego autodestruyó la nave espacial tras fallas en la señal.

El propulsor envió el cohete hacia el espacio y ocho minutos después del despegue desde el sur de Texas se perdió la comunicación, lo que indicó fallas en el vehículo.

Los primeros reportes señalan que Starship siguió su viaje brevemente, pero la compañía se vio obligada a activar la autodestrucción al no poder recuperar el contacto.

“El propulsor experimentó un rápido desmontaje no programado poco después de la separación de etapas mientras los motores de Starship funcionaban durante varios minutos en su camino al espacio”, informó la empresa en su cuenta de X.

El problema se produjo cuando había casi finalizado el encendido de los motores para colocarlo en una órbita alrededor del mundo.

Minutos antes, explotó el propulsor que, sin embargo, ya había cumplido su cometido de lanzar la nave hacia el espacio.

“Starship despegó con éxito gracias a la potencia de los 33 motores Raptor del Super Heavy Booster y superó la separación de etapas”, apuntó la empresa. Elon Musk, fundador de SpaceX, observó desde el centro de control, en la frontera de Texas con México, en inmediaciones de la playa Boca Chica.

En la sede de la empresa, en Hawthorne, California, los empleados aplaudieron cuando Starship despegó al amanecer, pero reinó el silencio cuando la nave espacial se destrozó y cayó al agua. El propulsor también cayó al mar.

“Lo que sí creemos en este momento es que el sistema automatizado de terminación de vuelo en la segunda etapa parece haberse activado muy tarde en el incendio cuando nos dirigíamos hacia el Golfo de México”, dijo el ingeniero de SpaceX, John Insprucker, en una transmisión en vivo.

Espectadores, estruendo y ventanas rotas

Desde la madrugada de hoy, personas llegaron a la playa Boca Chica para presenciar el despegue que duró apenas unos 2 minutos y medio.

En el aire se observó una enorme luz azul que fue visible en ambos lados de la frontera, entre Tamaulipas y Texas.

Tanto en Brownsville como en Matamoros, usuarios reportaron en redes sociales que el estruendo del despegue de la nave provocó un temblor que movió puertas y ventanas.

En algunos casos se registraron cristales de ventanas rotas.

Fracaso y avance

La Administración Federal de Aviación aprobó el despegue el miércoles, al confirmar que se cumplieron todas las medidas de seguridad y de protección ambiental.

A pesar del fracaso, el vuelo de aproximadamente ocho minutos duró el doble del intento de abril.

La intención era llegar a una altura de 240 kilómetros, lo suficiente para enviar la nave en forma de bala alrededor de la Tierra para caer en el Pacífico cerca de Hawai, una hora y media después del lanzamiento, sin efectuar una órbita completa.

“Con una prueba como esta, el éxito proviene de lo que aprendemos, y la prueba de hoy nos ayudará a mejorar la confiabilidad de Starship mientras SpaceX busca hacer que la vida sea multiplanetaria”, añadió la compañía tras los resultados recientes.

Starship, de casi 122 metros de largo, es el cohete más grande y poderoso que se haya construido.

El primer vuelo de ensayo en abril duró cuatro minutos y los restos cayeron al Golfo de México.

Desde entonces, la empresa de Elon Musk ha efectuado decenas de mejoras al propulsor, sus 33 motores y la plataforma de lanzamiento.

Con información de Mauro de la Fuente, AP, Reuters y Bloomberg

 

Antonio Juventino San Juan Perez
Agencia Reforma


Leave a Reply