DE CUIDADO

Muy felices y muy sonrientes, hasta que Canadá actualizó la alerta de viajes y, como lo hiciera el vecino del norte, pidió a sus ciudadanos evitar 14 entidades de México en total, pero destacó que la advertencia es de plano no pasar por Zacatecas, Chihuahua y Tamaulipas. Ahora sí que bajo su propio riesgo.

En los nidos de víboras comentan que al presidente López Obrador ya le tocó con el primer ministro Justin Trudeau lo que en 2022 pasamos con el embajador estadounidense, Ken Salazar, después de que estuvo por estos lares. Y, como diría el general Marín Marín: “ta’ cabrón”.

Las alarmas se encendieron en las oficinas de la Secturz. Pero esto no sólo debería de preocupar a la dependencia del reconocido como único súper secretario Roy Barragán, sino principalmente al cansado titular de Seguridad y al de Economía, Rodrigo Castañeda, a quien más se le ha visto de turista que atendiendo los graves impactos en la entidad.

EJE TRACTOR

Nomás habrá que recordarle al secretario Rodrigo Castañeda que Canadá es uno de los principales países de aportación a la recientemente disminuida inversión extranjera en Zacatecas (¿por qué será?) y que no lo dijeron los ponzoñosos, sino el mismo de la Sezac: que la minería funge como uno de los ejes tractores para la nueva gobernanza.

Pero no es sólo mala fama, como acusan los rastreros oficiales, o que le pregunten a los transportistas que también ya tronaron por las consecuencias de la falta de seguridad. Fueron los mismos que allá por 2021 agradecieron la “sensibilidad” de la secretaria de Gobierno, Gabriela Pinedo, y ahora piden auxilio por las afectaciones de hechos como la cancelación de vehículos para turismo o la “desaparición” de cargas de mineral.

Y sí, son hechos. Porque frente a las cifras mañaneras de la Cuarta Transformación, exigieron “que los datos no se maquillen”, pues “para tomar buenas decisiones es muy importante que aparezca la realidad”. ¿Ya les caerá el veinte?

Y ES DEL PRI

Como si hubiera hecho un favor o de alguna gestión se tratara, el alcalde de Sombrerete, Alan Murillo, anunció que se retomaron las actividades en el ayuntamiento luego de que por fin se les pagó a los trabajadores. ¡Y hasta lo presume!

Pero el personal no olvida que el presidente municipal los dejó ahorcados durante las fiestas navideñas mientras él no padecía pobreza. Pues eso que tanto criticó el priísta a la nueva gobernanza en 2021 fue justo lo que aplicó cuando el IMSS le congeló las cuentas. Dicen las serpientes que ya le aprendió al amor con amor se paga.

Más obligado que con ganas, finalmente Murillo Murillo tuvo que convenir con el látigo de uno de los favoritos de la 4T, Zoe Robledo, para arreglar el mismo lío en el que él se metió. Si así vamos ahorita, imagínese cómo terminará la administración de los “Buenos Resultados”.


Deja un comentario