DANTE GODOY/NTRZACATECAS.COM
DANTE GODOY/NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS.- Ser agente de tránsito es un orgullo para quienes portan el uniforme, dado que brindan protección a los automovilistas, auxilian al peatón y coadyuvan para que haya orden en las vialidades y así se eviten accidentes; sin embargo, no es una tarea sencilla, prácticamente los 393 elementos con los que cuenta la corporación se enfrentan a riesgos y hasta “mentadas de madre de los conductores”.

Este viernes es el Día Nacional del Agente de Tránsito, que se celebra desde el 22 de diciembre de 1949, impulsado por la Asociación Mexicana Automovilística.

También existen quienes se arriesgan en los operativos de alcoholímetro, como el caso del médico de la Dirección de Policía de Seguridad Vial (DPSV), Alejandro Valadez Sánchez.

Para este oficial de tránsito, “es de mucho oficio, tenemos que ser agentes de cambio para la ciudadanía y sobre todo, como policía de Seguridad Vial y médico de la corporación, tener un sentido de responsabilidad aunque en muchos casos nos exponemos a riesgos al andar en campo”.

Narró que su turno en el alcoholímetro inicia a las 21 horas cuando se disponen a salir a instalar los puntos de revisión para que los conductores no vayan en estado de ebriedad y pongan en riesgo a otros automovilistas.

“Es un trabajo de preparación para tener los señalamientos de la vialidad listos, la grúa y sobre todo mi equipo de valoración médica de los automovilistas”, explicó.

Dijo que en distintas ocasiones los choferes que van en estado inconveniente han lanzado groserías, intentado agredirlos estando en el sitio del alcoholímetro, además de aquellos que se quieren dar a la fuga, “aventando el carro para abrirse paso”.

Estar en funciones implica tener cuidado, comentó, “ya que nos exponemos bastante, pues portamos el uniforme, pero los que no sabemos cómo andan son los conductores y ésto representa una tarea que debemos afrontar cada día”.

Resaltó que su trabajo le ofrece oportunidades de salvar vidas, lo cual consideró que es lo que más satisfacciones le deja.

“El servir es algo incomparable, prevenir riesgos, evitar accidentes y sobre todo tener la oportunidad de pertenecer a una corporación donde todos nos ayudamos”, sentenció.


Nuestros lectores comentan

  1. Pésima la educación valores de sus agentes en especial de varias de sus mujeres agentes de tránsito. Su arrogancia. Muy bonito su ciudad su pueblo. Pero esas uniformadas. Poca educación. Se les pide una asesoría. Y solo su educación fue para decir. Muevase. Que mal sabor de Boca dejaron para turistas de otro Estado.