REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO .- Las 42 empresas interesadas en la licitación para el contrato de Ingeniería Básica para el Tren Maya formularon mil 190 preguntas y cuestionamientos que evidencian dificultades y contradicciones en esta etapa inicial del proyecto.

Consultoras, despachos de arquitectura, constructoras y hasta la Comisión Federal de Electricidad (CFE), bombardearon con sus dudas a los funcionarios de Fonatur responsables del Tren Maya en la primera junta de aclaraciones del pasado 27 de mayo.

Fonatur responderá este viernes 14 de junio las dudas sobre la Ingeniería Básica, que tiene un precio de referencia de 418 millones de pesos más IVA.

Cal y Mayor, una de las consultoras históricas de la SCT, cuestionó por ejemplo que se solicitara material rodante específico para cada uno de los siete tramos. «¿Existirá una flota específica para cada tramo de construcción civil?», preguntó.

También consideró que existe una contradicción aparente, pues en la semana 14 del contrato se tienen que entregar los estudios de operación y material rodante, pero el segundo no se puede hacer sin antes contar con el primero.

Consultoría Integral en Ingeniería consideró que, para elegir material rodante, primero hay que conocer el estudio de costo beneficio del proyecto, que aún no existe.

Esta empresa también pidió se entregue el «pre-trazo» del tren pues ignoran los cruces con caminos, autopistas, ríos, arroyos, líneas eléctricas, áreas protegidas y vestigios arqueológicos.

Y dado que los estudios de cartografía y topografía se deben hacer desde el aire, en un avión especializado, se advirtió que las condiciones climáticas de verano podrían impedir que se concluyan en el tiempo requerido.

«¿Existen estudios ya adjudicados de movilidad, hidrosanitarios o de protección civil? ¿Se cuenta con documentación técnica sobre certificados de uso de suelo, constancias de alineamiento, delimitación de zonas federales, vistos buenos de los predios en los que se instalarán las estaciones y vías?», cuestionaron otras empresas.

También hay preocupaciones sobre el trazo en zonas con riesgo de inundación, sobre si habría túneles y de qué tipo y sobre posibles cambios en la ruta ya diseñada.

«Suponemos que Fonatur será la responsable de obtener los permisos necesarios (sociales, ambientales, de acceso, con el INAH, etc), ¿es así?», preguntó la CFE, interesada en participar en licitaciones posteriores.

En total, se requieren 25 estudios y proyectos, y todos generaron preguntas de empresas como Senermex, Indra Sistemas, Currie & Brown, Triada Consultores, Nippon Koei Latinoamérica, Key Capital y Ayesa México.

Las 42 empresas interesadas en la licitación para el contrato de Ingeniería Básica para el Tren Maya formularon mil 190 preguntas y cuestionamientos que evidencian dificultades y contradicciones en esta etapa inicial del proyecto.

 

 


Los comentarios están cerrados.