REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO.- Guardando silencio, activistas, intelectuales y niños trasladaron el cráneo de una vaquita marina del Museo Rufino Tamayo, al Museo de Antropología e Historia, donde éste fue depositado en una escultura.

El artista y conservacionista mexicano Patricio Robles Gil, fue el autor de dicho performance, cuyo objetivo, dijo, es hacer conciencia de la importancia de preservar en el mundo esta especie endémica de México.

“Aún sobreviven pocas de ellas, estamos aquí para manifestarnos por la triste situación (…) hemos permitido que un símbolo tan importante y carismático del mundo se desvanezca poco a poco”, expuso.

Señaló que la vaquita está en el primer lugar de una larga lista de especies en peligro de extinción.

Resaltó que ello implicaría acabar con una especie que logró subsistir desde tiempos milenarios.

“Esta procesión es probablemente el primer ritual público en esta nueva era de las redes sociales destinado a preparados para enfrentar una crisis”, apuntó.

Aprovechó el uso del micrófono para hacer un llamado a los precandidatos a hacer propuestas y enfocar esfuerzos para su conservación.

“El próximo gobernante (…) debe continuar con la lucha por la vaquita”, pidió.

De mano en mano a través de una cadena humana integrada por más de 300 personas, llegó al Museo Nacional de Antropología la escultura del cráneo del mamífero.

La escultura está labrada en mármol, detalló el artista, en señal de respeto, aunque también tiene bronce e incrustaciones de redes y basura recolectada por él mismo en el Golfo de California.

“Enfatizan la agresión de nuestra especie hacia los ecosistemas marinos”, apuntó.

Esta escultura memorial será acompañada por una pintura de este animal en su hábitat, que al igual que un ataúd fue cargada, pero en esta ocasión por niños y niñas en los hombros.

Fueron 300 infantes en total, los que fueron electos como “embajadores del mundo natural”, en símbolo de la importancia de preocuparse por el futuro, dijo Robles.

Ésta aún permanece al exterior del recinto, donde decenas han colocado flores.

En el ambiente de esta procesión se oyó “Responsorio”, de Mario Lavista.

Entre los asistentes estuvieron integrantes de Green Peace, Center for Biological Diversity, Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), Ciencia UNAM, Conservación de Mamíferos Marinos de México (Comarino), Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), entre otros.


Nuestros lectores comentan