AGENCIA REFORMA/NTRZACATECAS.COM
AGENCIA REFORMA/NTRZACATECAS.COM

Miles de paisanos se blindan contra posibles extorsiones de criminales, y hasta de policías, viajando en caravanas carreteras desde Estados Unidos hacia sus pueblos en México para disfrutar en familia de las fiestas decembrinas.

Un caso es el del grupo «Federación Orgullo Zacatecano», el cual por segunda ocasión desde 2019 realizará su trayecto desde Laredo, Texas, hacia Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, San Luis Potosí, Aguascalientes, Querétaro y evidentemente Zacatecas.

Para Rafael Esparza, líder del grupo de zacatecanos que desde 1979 decidió emigrar a Estados Unidos, la decisión de protegerse con una gran caravana de cientos de vehículos se debe a que los «chicos malos» –como ellos los llaman– ya los esperan apenas a 100 metros de cruzar la frontera para extorsionarlos con, por lo menos, mil dólares.

Con armas largas, la «promesa» de dejarlos transitar libremente y cuidarlos, los integrantes de cárteles se llenan los bolsillos en plena vía federal, sin que nadie haga nada para evitar que las familias con hombres, mujeres y niños sufran la extorsión, explica en entrevista.

En esta ocasión, afirma Esparza, pactaron que camionetas de la Guardia Nacional, así como equipos de emergencias municipales y estatales, los ayuden en un trayecto que comenzaron ayer a las cinco de la mañana en la zona conocida como Milla 13, del lado estadounidense.

«Esto es dado precisamente el clima de inseguridad que se vive en México, desgraciadamente en la frontera y en todo el trayecto los paisanos son extorsionados, los paisanos no vienen por la inseguridad que hay en el camino.

«Si no es en caravana, no recomendamos que salgan por Nuevo Laredo (Tamaulipas), sino mejor por Piedras Negras o Acuña (en Coahuila), que es más tranquilo, aquí enseguida están los malos, ahí inmediatamente a 100 metros la gente saliendo los agarran y a muchos los dejan sin vehículo, a pie, no se da el dinero, les quitan todo lo que tienen, hay extorsiones de mil dólares, la gente dice ¿para qué voy, si me quitan el dinero?», dice el líder de los migrantes.

En el caso de Zacatecas, tienen identificadas también las extorsiones en una brecha conocida como «Bañón», la cual conecta con el Municipio de Fresnillo, añade Esparza, originario de Río Grande, Zacatecas, que desde 1984 se convirtió en ciudadano estadounidense y actualmente vive en Waco, Texas.

«En Zacatecas también, continuamente los paisanos son extorsionados, no nada más en la frontera eh, hay un camino para acortar, no llegar por toda la carretera federal, corta en un ramal que se llama Bañón, para salir a Fresnillo, ahí también.

«No son chicos malos, son pseudogrupos que se hacen pasar por ellos, ponen piedras en el camino, se para la gente y les quitan vehículos, sus pertenencias a todos, han surgido pseudogrupos y los ve uno armados y ¡ah caray eres o no eres!, ten la camioneta, nada más no me hagas daño», narra.

«Todo este viaje implica un riesgo, pero la satisfacción de estar allá con los viejos, hermanos, muchos paisanos van a organizar fiestas de XV años, bautismos, vale la pena, porque queda la satisfacción de estar allá con la gente de uno, el orgullo de volver a uno, aunque luego nos dicen que traes camioneta prestada por la que debes, trabajamos todo el día, no vamos a presumir ni a que nos roben, vamos a disfrutar a nuestra gente querida».

Es así que, en esta ocasión, para la caravana que partió ayer, sus integrantes debieron tener permisos vehiculares, permisos individuales y el pago de impuestos listos para no tener problemas legales al ingresar a México.

Si el destino final es Zacatecas, la ruta trazada será ir desde Laredo, Texas, hacia Tamaulipas, posteriormente Nuevo León, Coahuila y Zacatecas, donde finalmente los paisanos, tras un mínimo de 13 horas de camino, se distribuirán en caminos que lleven principalmente a Río Grande, Juan Aldama y Sombrerete.

«Les ponemos a los vehículos engomados para distinguir la caravana, para que que autoridades de allá (México) sepan que vamos en caravana, que somos parte de una caravana y tiene mucho respeto, porque no somos extorsionados ni por los federales ni por los chicos malos», añade el paisano mexicano.

Zacatecas en llamas
Actualmente, Zacatecas la entidad que, junto con Guanajuato, Michoacán, Baja California, Oaxaca y Guerrero, expulsa más migrantes a Estados Unidos, se encuentra en llamas por una violencia nunca antes vista.

Precisamente en sus rutas carreteras, preferidas por estos viajeros que normalmente se quedan en sus pueblos hasta el 6 de enero, en las últimas semanas se han registrado masacres, cuerpos colgados, balaceras y víctimas embolsadas, principalmente al sur, en sus límites con Jalisco.

En este contexto de violencia, por el cual el Gobernador morenista David Monreal ha culpado al ex Presidente Felipe Calderón, el diputado migrante José Juan Estrada (PRI) reconoce que hay carreteras intransitables, tomadas por el crimen.

Estrada, quien tomó protesta el pasado 7 de septiembre como plurinominal y bajo el cobijo de la Ley Electoral, detalla que la vía federal 54, tramo Concepción del Oro a Villa de Cos, es intransitable porque, además de no tener señal telefónica, en sus 180 kilómetros el crimen hace y deshace a su antojo.

«Ahorita hay operativos coordinados, pero hay municipios sitiados, nadie puede entrar sin la autorización del narco, uno es el caso del Valparaíso, en el sureste, donde el Alcalde pidió a los cárteles no molestar a la población, en una medida desesperada, la Feria Regional debería estar sucediendo en este momento y fue cancelada», explica a Grupo REFORMA.

«Está este tramo, de Concepción del Oro, al norte de Zacatecas, hasta el lado de Villa de Cos, que no tiene nada de comunicación.

«Hemos buscado a senadores, Secretaría de Comunicaciones y Transportes, dicen que es muy caro, que los cárteles controlan esa región, pero hay mucha población y hay mineras importantes, estamos viendo posibilidades para entre todos lograr que tengan comunicación. Las compañías mineras sacan su mineral en avionetas, no asaltan sólo a migrantes, sino a transportistas y saquean mercancías».

El legislador priista, quien cuenta con doble nacionalidad, añade que estas caravanas causan controversia en la población porque quisieran que durante todo el año la seguridad dispuesta para los paisanos, estuviera presente para ellos en sus Municipios.

«El tema con la derrama, los migrantes traen entre 1500 dólares extras para las mordidas y asaltos, eso lo tenemos claro. Estaba en la Secretaría Zacatecana del Migrante, la gente le da miedo denunciar por miedo a represalias. Vienen mucho que no venían por cuestión de la pandemia, se detuvo mucho la afluencia el año pasado. Se espera que ahora tengamos el doble, esperamos el doble para recuperar los números», dice.

«Los propios policías llegando a Zacatecas les cobran 200 pesos, y el Instituto Nacional de Migración (INM) los regañan y dejan de hacer eso, pero los asaltos vienen desde puntos de chequeo en la frontera de los del crimen organizado.

«El punto de entrada principal es Nuevo Laredo, y ahí es tan complicado que los deportados que en todo el transcurso del año salen custodiados, antes hasta Monterrey, ahora los saca de la ciudad, se podría preguntar para qué los quieren, pues para martirizar a familias con secuestros o trabajar con ellos».

De acuerdo con datos estatales obtenidos por Grupo REFORMA, se preveía que esta semana ingresaran al menos 7 mil vehículos, la mayoría de migrantes mexicanos que regresaban a visitar a su familias.

Durante este año, Zacatecas lidera la tasa de homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes por encima de la media nacional, así como también por encima de entidades con historial de violencia como Michoacán, Guanajuato, Jalisco, Chihuahua, Baja California y Colima.


Los comentarios están cerrados.