AGENCIA REFORMA/NTRZACATECAS.COM
AGENCIA REFORMA/NTRZACATECAS.COM

CDMX. Los elefantes son tan importantes en la creación de bosques que almacenan carbono en África que su extinción podría resultar en un aumento del calentamiento global, apunta un estudio publicado en «Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS)».

Actualmente, los elefantes de bosque africanos se encuentran en peligro crítico de extinción. Si llegaran a extinguirse, el bosque tropical del centro y oriente de ese continente perdería de manera gradual entre el 6 y el 9 por ciento de su capacidad para capturar carbono de la atmósfera.

Ya que es el segundo bosque tropical más grande de la Tierra, lo anterior amplificaría el calentamiento global, de acuerdo con un comunicado de la Universidad de San Luis, ubicada en Estados Unidos.

A pesar de argumentos como que todas las personas aman a estos animales o que son fundamentales para conservar la biodiversidad de los bosques, su número continua en declive, alertó Stephen Blake, coautor de la investigación.

«Si perdemos a los elefantes de bosque, estaremos haciendo un deservicio global a la mitigación del cambio climático. Los creadores de políticas públicas deben tomar en serio la importancia de los elefantes de bosque para la mitigación climática para generar el apoyo necesario para la conservación del elefante», indicó.

¿Cómo ayudan a los bosques?
Dentro de un bosque existen árboles de madera ligera que almacenan una baja densidad de carbono y otros de madera pesada capaces de guardar una alta densidad de carbono.

Los primeros crecen rápido sobre otras plantas y árboles para alcanzar la luz solar, mientras que los segundos son de crecimiento lento y requieren menos luz porque se adaptan a la sombra.

Los elefantes se alimentan más de los árboles de madera ligera porque su sabor es más agradable y son más nutritivos.

De esta manera favorecen a los árboles de madera pesada porque reducen su competencia por luz, espacio y nutrientes del suelo. También consumen los frutos de estos árboles, así que ayudan a dispersar sus semillas mediante estiércol.

«Plantan el bosque con árboles de alta densidad de carbono y se deshacen de la ‘maleza’, que son los árboles de baja densidad de carbono», detalló Blake.

Alguna vez existieron cerca de 10 millones de elefantes en África, pero ahora quedan menos de 500 mil en áreas aisladas. Una de sus principales amenazas actuales es la caza furtiva.

«Como sociedad global, podemos continuar cazando a estos animales altamente sociales e inteligentes y observarlos extinguirse o podemos buscar maneras de detener esta actividad ilegal. Salvar a los elefantes y ayudar a salvar el planeta. Es así de simple», señaló Blake.


Deja un comentario