LUIS E. OLVERA ROSAS
LUIS E. OLVERA ROSAS

NO  DEBEMOS PERDER LA MEMORIA (I)

En semanas anteriores NTR aludió en nota periodística la mortandad de  peces en la laguna La Zacatecana, la cual después 21 años regresa a las pantallas estatales. Recuerdo que en la campaña de 1998 por la gubernatura del Estado se presentó la contingencia de mortandad de peces en el vaso de la presa, los funcionarios de esa época no dijeron nada, no dieron ninguna contestación al intenso cuestionamiento de aquel candidato incisivo, Ricardo Monreal, hay testimonio de ello en los medios impresos.

Como se acostumbraba a ocultar los desastres en las dependencias federales para no exhibir su ineficiencia e inexperiencia de los funcionarios, no daban la cara para informar los sucesos como  la mortandad de peces, al llegar posteriormente los  cambios de funcionarios se hizo un intenso trabajo en la delegación de SEMARNAP (todavía Pesca estaba en la función ambiental) y se investigó el caso, y resultó que por instrucciones del entonces gobernador de Zacatecas se distribuyó toda el agua de La Zacatecana, siendo la ejecutora, como ahora, la Comisión Nacional del Agua, provocando la  muerte de los peces por la falta de agua en la presa, no por ser un problema de contaminantes, sino la falta de medidas para que no sucediera secar el vaso en una etapa de sequía extrema en el globo terráqueo que duro casi 6 años, por el llamado fenómeno del Niño.

La Zacatecana ha sido causa de polémica por supuestos contaminante en grandes magnitudes, que obligó a finales de 1998  a realizar un diagnóstico del problema  e informarlo a la maestra Carabias, dando su consentimiento para la investigación del problema y las posibles soluciones, el apoyo sin condiciones para realizarlo del gobernador Monreal fue total.

Logramos una reunión sobre el mercurio de nivel internacional en Zacatecas, después de haber expuesto ante la Comisión de Cooperación de América del Norte (CCA) en Canadá, el problema del mercurio en Zacatecas y en otros lugares  de México.

Los resultados de la investigación mostraron el nivel de contaminantes en La Zacatecana, donde participaron la propia CCA, SEMARNAP, PROFEPA, INE, CNA, la entonces Escuela de Minas, Metalurgia y Geología, asimismo, Ciencias Químicas de la UAZ, IMSS, ISSSTE, Secretaría de Salud, se ejecutaron trabajos en muestreo de rocas, suelo, plantas y agua. Muy importante el estudio de toxicología en habitantes de la comunidad de la población de La Zacatecana para conocer el nivel de afectación de los pobladores.

El trabajo de más de un año arrojó los siguientes resultados:

  • Los problemas de salud eran similares a los habidos en todo el Estado de Zacatecas, no se observó un impacto definitivo a la salud de los habitantes, fundamentalmente en niños y mujeres embarazadas, de la localidad derivados de los metales pesados. De la toma de muestras en orina y sangre bajo protocolo de la CCA en 79 habitantes, los resultados en orina no presentaron en ningún habitante arriba  del límite de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) de menos de 20 µg/l. En muestras de sangre sólo 9 habitantes rebasaron ligeramente el 10 µg/l y fue en menores de 15 años, ninguna mujer embarazada rebasó esta cifra, en población abierta tampoco se reveló incidencia alguna.
  • Las delegaciones estatales de la  SEMARNAT y PROFEPA, aunado al Servicio Geológico Mexicano y la CCA, efectuaron 3 muestreos de los jales procesados (lamas) cercanos a la cortina de la presa y, del suelo del vaso de la presa, así como, de una estructura mineralizada en forma de veta en el cerro aledaño a la cortina. Los resultados  mostraron que el mercurio, era en zonas puntuales, no siendo de consideración para algún problema ambiental. En la cortina se presentaron zonas menores a los 50 m de diámetro con 800 ppm plomo y arsénico de 300 ppm en promedio, los lugares se presentan paralelos al cerro La Cantera que tiene una veta de plata y plomo de rumbo de NW 68° SE con inclinación de 75º al suroeste, exactamente, en dirección al vaso de la presa, por lo tanto los productos del intemperismo del cerro se depositan y forman suelos cercanos a la estructura geológica, esta situación se da con el arsénico en presas de México que existen rocas ígneas volcánicas como las presentes de los alrededores de Zacatecas–Guadalupe.
  • Por último, el riesgo en salud existía por la presencia de aguas residuales con coliformes, (bacterias provenientes de materia fecal) provenientes de Guadalupe y la comunidad de La Zacatecana.

 


Nuestros lectores comentan

  1. Exelente reseña de eventos sucedidos hace 20 años y relevantes hoy por su evidente vigencia, la memoria es un gran recurso, gracias por recordarnoslo